YAMILÉ SALEH

Madre de Lorent Saleh, única persona que pudo visitarlo con regularidad en los dos sitios donde estuvo preso en Caracas

Audio completo y transcripción de la entrevista realizada por Víctor Amaya

Nombre del entrevistado: Yamilé Saleh

Fecha de nacimiento: 07/12/1965

Edad al momento de la entrevista: 52

Sexo: Femenino

Nivel de educación: No informa

CiudadCaracas

MunicipioLibertador

EstadoMiranda

Región: Capital

¿El entrevistado es víctima directa de algún incidente relatado?: No

Fecha o rango de fechas del incidente mencionado en la entrevista: Septiembre 2014-Octubre 2018

Temas de derechos humanos relacionados: Participación política

Tipo de violencia (si aplica): Política

Agresor: Organismo policial

Consecuencias de los hechos relatados: Físicas, Salud mental y conductual

Transcripción

0:00

YS: ¡Ay, joven!

0:02

E: Buenos días, señora Saleh, le explico el proyecto. El proyecto, la idea es. El proyecto son 20 podcast, que son piezas de unos 20 minutos de duración, donde vamos a explicar casos de violaciones a derechos humanos. Uno de los casos es el de Lorent. Donde, bueno, se juntan una cantidad de cosas, empezando por todas las violaciones procesales que están involucradas allí, y que además Lorent fue quien inauguró la tumba, pues estuvo allí. Yo hablé con el abogado, con Juan.

0:47

YS: Juan, Juan González. Mmmhm.

00:51 Y lo que me cuenta de las condiciones de reclusión era terrible. Tenemos que reportar esto. Esto lo vamos a contar con un trabajo de muchos sonidos, es como periodismo narrativo, que no es solamente noticioso, sino que hablamos, qué sé yo, la tumba y tal, y le ponemos sonidos como de encierro.

1:15

YS: Ay, yo te voy a… Yo tengo un video, que es donde lo coloco para los foros, pero no sé en qué segundo, en qué minutos, está la parte cuando el gobierno colombiano lo entrega. Eso se grabó, quedó grabado, y también está lo de la tumba, yo expliqué la tumba a Univisión, le expliqué muy bien cómo era la tumba, y lo hicieron exacto; para que sepas.

1:39

E: Ya me lo va a explicar de nuevo también. Y bueno, la idea es un poco eso. Y, al final, quiero conversar con usted de un detalle particular. Normalmente cuando se habla de presos políticos en Venezuela, en voz de políticos, muy pocos se atreven a mencionar a Lorent. Yo no sé si tiene que ver con el tipo de acusación que el gobierno le ha puesto encima. Yo no sé si tiene que ver con el video de la conversación por Skype, no lo sé, pero algo pasa con el nombre de Lorent que no tiene un partido por detrás que no tiene esa plataforma de aceleración, no. Pero bueno, me parece interesante escuchar su opinión.

2:19

YS: Okay.

2:19: Lo primero que le voy a pedir es que se identifique. Soy Yamileth Saleh, madre de Lorent Saleh, y me diga quién es usted, y quién es su hijo.

2:33

YS: Mi nombre es Yamileth Saleh madre de Lorent Saleh. Vamos a corregir la palabra preso político. Yo creo que es rehén secuestrado de este gobierno, porque son 4 años que ya lleva; a pocos días para cumplirse 4 años ya de este secuestro. En 4 años, ¿qué no hace una persona, un ciudadano común? Se casa, tiene hijos, saca una profesión, se va del país, se quedan.

En el caso de mi hijo no le dieron más opción que estar ahí, le han quitado 4 años de su juventud, a mí me han envejecido de una manera descomunal. Fueron 26 meses en la tumba.

El gobierno colombiano, yo siempre hablo que fue secuestrado por el gobierno de Santos y secuestrado por el gobierno venezolano, ya que cuando el gobierno colombiano lo entrega, lo entrega sin oportunidades de defenderse. No hubo un abogado, no hubo una llamada telefónica, lo agarró, lo secuestró, lo entregó en manos de la policía política de Venezuela. No fue que lo dejó en el puente internacional Simón Bolívar. Hay videos donde está el testimonio -no me crean a mí- los videos que hicieron en el momento que estaba sucediendo eso. Fue entregado a la policía política, fue llevado directamente a la tumba. Eso bien, es una historia muy larga, pero no tenemos el tiempo para explicar cómo fue todo este proceso; hasta que finalmente llegó a la tumba en la Plaza Venezuela. Nadie conocía el nombre de la tumba, ya se sabía que allí había un centro de reclusión, la tumba. Allá solamente había siete celdas, esos eran las bóvedas de un banco, eran bóvedas de seguridad. Para yo poder entrar a ver a mi hijo tenía que quitarme el reloj de pulso -el reloj normalito- y así, entre ocho meses y un año duró: 8 meses sin sol, casi un año en el que no podía visitarlo más nadie, solamente yo que soy la madre porque no tiene más hermanos y los hermanos por parte de padre nunca lo pudieron visitar, eran hermanos de padre y madre, yo no tengo más hijo.

Ahí fueron las torturas que le dicen torturas blancas -torturas psicológicas- las cuales quedan grabadas en la mente de uno, las torturas físicas se sanan, se sanan porque con el tiempo se van sanando, pero las torturas físicas van quedando en la vida de uno... imagino que sanarán después que pase todo esto. Si bueno, de ahí fueron 26 largos meses que el gobierno los satanizó.

El Gobierno venezolano..., en ese momento Lorent era el único terrorista. Yo recuerdo cuando se encadenaba en cadena nacional hablando de mi hijo que era: “El Terrorista” cuando todo esto fue un complot de Luisa Ortega, de Rodríguez Torres, de Rafael Núñez. Esos tres personajes no se me olvidan nunca en mi mente porque, ellos fueron los que en ese momento encarcelaron y montaron todo ese discurso y esos videos y toda esa satanización que hicieron con mi hijo.

Fue así cuando lo nombraban “El Terrorista” ¡Ahora no, ahora todos somos terroristas, ahora todos los que hablamos de libertad y democracia somos terroristas!

Luego de pasar por tantas violaciones a los Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en febrero de 2015, dio una medida cautelar en donde el gobierno tenía que proteger la vida y la salud de mi hijo. El gobierno hasta este momento había hecho caso omiso sobre eso, donde tiene problemas urinarios desde aquél momento ¡Todo eso fue una violación a los Derechos Humanos extremos! De no permitirle, de durar 8 meses sin el sol, de no permitirle que viera otra persona, de no poderle pasar un libro; en ese momento yo no le podía pasar un libro o una revista ni nada porque, todo tenía que ser blanco gris o negro en ese momento, no tenía la opción de un libro, estaba confiscado en una celda de dos por tres y el gobierno no me puede decir que yo estoy mintiendo porque ahí hay videos, porque todos los días era ahí, la tumba es cámaras y audífonos, o sea que ellos, escuchaban y grababan toda la visita y Lorent estaba confiscado allí, teniendo solamente un timbre para anunciar de que quería ir para el baño y de noche no podía hacer de las necesidades

Luego, así duró casi un año hasta que bueno llegó un momento que también le hicieron la propuesta de hacer un video para implicar a personas inocentes como fue: María Corina Ledezma, Leopoldo y algunos políticos a nivel internacional. Él se negó a hacer ese video, dijo que no iba a incriminar a personas inocentes en lo que le estaba pidiendo el gobierno nacional.

8:42

E: ¿Quién le hizo esa propuesta?

8:43

YS: Esa propuesta la hizo en ese momento una fiscal

8:45

E: ¿Tiene el nombre?

8:46

YS: Katherine Harrington. No sé si conviene ahorita, yo lo he dicho pero no sé…

8:55

E: ¡El abogado también lo dijo!

8:59

YS: Porque ahora ella es vice fiscal no es la vice fiscal llano

9:01

E: Es Defensora Pública

9:03

YS: ¿No es la vice fiscal?

9:05

E: Ya no.

9:06

YS: ¿Ya no?

9:07

E: Es la jefa de la Defensoría Pública.

9:10

YS: la jefa de la Defensoría Pública... O sea ¿Bajó, subió o qué?

9:22

E: ¿Qué le decía su hijo a usted cuando él estaba en Colombia, que le decía él que estaba haciendo en Colombia?

9:31

YS: Él en Colombia primero me dijo que estaba invitado haciendo unos estudios… lo voy a comparar como lo que había aquí en Venezuela, que era como… los de los militares que hacían unos estudios de altos estudios, superiores. Así era la escuela y los estudios del instituto donde estaba Lorent que decía: Instituto de Altos Estudios de Guerra. Pero eso se oye feo de repente, pero eso era un instituto perteneciente al gobierno de altos estudios de instituciones que solamente entran las personas brillantes -bueno Lorent logró entrar en ese instituto- aparte de eso estaba invitado por una mesa de la ONU donde en ese momento se estaba discutiendo los secuestrados de las FARC y Lorent era uno de los que denunciaba los secuestrados de las FARC pero venezolanos, porque para nadie es un secreto que en toda la frontera está la FARC. Entonces, Lorent estaba ahí en esa mesa de diálogo, de negociación, denunciando estos casos. Los casos venezolanos, los casos de secuestrados por las FARC. Eso es lo que él estaba realizando.

Él estaba luchando y estando, en un momento se le acercó a Santos y le dijo “pronúnciese por lo que está pasando en Venezuela”, eso fue en febrero de 2014- “pronuncie por la masacre que está pasando en este momento en Venezuela usted, en nuestro país vecino” y no se pronunció. Fue en el momento cuando Santos se estaba inscribiendo para la reelección -lo recuerdo perfectamente así- él estaba allá, estaba hablando de todo lo que sucede aquí en Venezuela, las persecuciones políticas y las violaciones a todos los Derechos Humanos a los que somos sometidos todos los venezolanos desde aquel momento y ahora está hasta más profunda las violaciones de los Derechos Humanos. Eso era lo que estaba realizando en Colombia y más porque es el país más parecido al nuestro al cruzar la frontera ya llegas a nuestro país. Eso era lo que él estaba realizando. Cosas que siempre había realizado desde el 2007 -recordemos que Lorent viene de la generación del 2007- entonces su lucha fue por la por los Derechos Humanos, por la violaciones a los Derechos Humanos.

12:00

E: ¿Cuándo fue la última vez que estando Lorent en Colombia habló con usted?

12:05

YE: Ese mismo día, el 4 de septiembre de 2014. El mismo día que lo atrapan en horas de la mañana tuvimos la conversación. Siempre hemos tenido una buena comunicación entre nosotros dos, siempre. Yo creo que el que ha visto la lucha de Lorent desde 2007 siempre me ha visto apegada a él o sea siempre hemos estado juntos en esta lucha

12:29

E: ¿Cuándo vuelve usted a saber de Lorent, cuando se entera de lo que ocurre ese día en la tarde?

12:34

YS: Yo me entero casi tarde-noche, justo por los compañeros que están en Colombia en la frontera y el video que sale. Ahí es donde yo me entero que se ha entregado -eso fue un viernes- después no sabía dónde estaba. Yo estaba en Valencia cuando él finalmente me llama el lunes a golpe mediodía para decirme que iba a ser trasladado a Valencia; que iba ser trasladado directo a los tribunales. Es cuando él llega directo allá, se va con la fiscal y con los del Ministerio Público y llegan a los tribunales de Carabobo. Es allí cuando le revocan la medida cautelar en Carabobo de no salir del estado. Le revocan esa medida y es cuando de ahí lo llevan directo a la Tumba. Bueno, perdón de de la frontera con Colombia lo llevan directo a Plaza Venezuela, de Plaza Venezuela a la Carlota, toma el helicóptero y se lo llevan al SEBIN de Valencia, lo presentan a los tribunales y lo regresan nuevamente a la Tumba.

13:47

E: ¿Por qué Lorent había violado la orden de no salir del Estado Carabobo?

13:53

YS: Si la violó, él dice “si yo tengo que asumir alguna responsabilidad, asumo que no cumplí con esa orden de no salir del estado Carabobo” pero, eso es una medida cautelar que fue en el 2011.

14:20

E: ¿Cómo vio usted a Lorent cuando ese primer día lo ven los tribunales de Valencia, qué logró intercambiar con él, cuáles fueron esas primeras palabras y cuánto tiempo duró usted con Lorent?

14:28

YS: Bueno, fueron como mucho cinco minutos lo que hablé con él con los funcionarios ahí -todos funcionarios del SEBIN- en los tribunales de Carabobo. Fue muy corto lo que hablamos y bueno lo sentí muy angustiado en ese momento y después lo volví a ver fue en la Tumba -que fue cuando lo vi uniformado color caqui lo recuerdo perfectamente, le habían cortado el cabello le habían pasado la máquina- y bueno desde ese momento ha sido muy duro todo, lo que hemos pasado en la Tumba -se puede imaginar- en 26 meses cuando ya le quitaron a uno todo.

15:18

E: ¿Cuál fue su primera impresión cuando usted logró ingresar a la Tumba?

15:22

YS: ¡Sí claro, siempre la visita fue en la tumba!

15:24

E: ¿Cuál fue su primera impresión y cómo la vivió las siguientes veces que usted logró entrar allí?

15:32

YS: Para mí era algo nuevo, yo nunca había visto eso. Lo había visto en las películas que se veía un vidrio dónde lo estaban observando y las cámaras y todo. Bueno, yo solamente lo había visto por la televisión. Este fue un momento duro, devastador, o sea, nunca había pasado por esto. Nunca me imaginé que Lorent iba a estar detenido. Jamás se me pasó por mi mente que Lorent en esta lucha por la democracia, por la libertad y por el respeto a los Derechos Humanos fuera ser encarcelado. Jamás me pasó eso por mi mente !Nunca! Menos que pasaran ya cuatro años, que hemos estado viviendo eso; ha sido muy duro, muy duro desde primer momento; bueno, como siempre he dicho, “el gobierno me tumba, pero me tumba, me arrodilla por completo y me levanto nuevamente, me sacudo agarro fuerzas y sigo luchando, porque no hay más opción”.

16:33

E: ¿Qué le decía Lorent una vez estando en la Tumba y además que le incorporaba a lo que hablaban, digamos, al tiempo que aumentaba el encarcelamiento en la Tumba, o sea Mientras más tiempo como cambiaba la manera de comunicarse con él?

16:50:00

YS: Él tenía muy poco que informarme durante ese casi año, porque él no tenía ni siquiera una televisor para ver, no tenía nada de cómo informarse de lo que estaba pasando en Venezuela y el mundo. Yo era la que le estaba informando de todo lo que pasaba. Él aferrándose mucho a Dios para poder mantenerse vivo. Una de las cosas que ya hemos hablado es que: fue tanta la presión que hubo contra Lorent, que él tuvo dos intentos de suicidio y el gobierno tampoco me lo puede negar; tiene marcas en su cuerpo.

Recuerdo que esa visita cuando vi las cortadas que él se hizo en su cuerpo ¡Me dejaron más tiempo en la visita porque el mismo gobierno tenía miedo de que le pasara algo, a Lorent! Porque era responsabilidad del gobierno. Lorent. Traté de informarle a Lorent de todo para que él no se perdiera, para que no lo enloquecieran, porque eso en la Tumba es un laboratorio. Ahorita está más humanizada; me imagino yo; está más humanizada, ya los muchachos pintaron porque, ahí también estuvo Gabriel Valle. Lorent dejó montañas de libros ahí en 26 meses que lo que hacía era leer y leer.

Digo que es un laboratorio porque cuando uno está así ¡El aislamiento fue tan prolongado! Era ver hasta dónde podía resistir una persona, un ser humano. “Vamos a querer a Lorent, lo tenemos que quebrar”. Pero bueno, gracias a Dios no lograron quebrarlo. Él está ahí sigue firme, sigue fuerte de espíritu. No les niego que a veces se cae como todo ser humano, porque Somos humanos, se cae pero vuelve y se levanta y me da fuerzas para continuar.

Ha sido así, por eso que hablo que es un laboratorio. Del que observan a la persona a ver hasta dónde puede llegar. No sé si para crear otro centro de tortura más fuerte que la

Tumba o querían experimentar en Lorent, siendo un muchacho que fue tan de frente con el gobierno de Chávez; después se va del país pero, se va del país luego de haber luchado aquí en Venezuela después de ser perseguido, de ser torturado, le habían dado perdigonazos, había sido secuestrado por el gobierno nacional -porque lo secuestraron-, lo agarraron y le dijeron: “Lorent, o te quedas quieto o esto va pasar a mayores” y es cuando decidimos entre los dos que él se iba del país. Entonces, él se fue del país a luchar y a decir lo que estaba pasando en Venezuela... Mira las consecuencias. Su espíritu y su fortaleza es lo que lo ha mantenido, es lo que lo mantiene de pie, en la Tumba.

19:43

E: Cuando a usted la llaman por ese primer intento de suicidio, que se corta, el abogado nos decía que en algún momento, Lorent quería casi que confirmar si él estaba vivo todavía. Cuando a usted la llaman, dos preguntas: ¿Cuánto tiempo después de que él se corta usted se entera? ¿Qué es lo primero que se le viene a la mente?

20:00

YS: No, a mí no me llaman. Yo me entero porque ese día era el día de visita. Mi día de visita era el día miércoles. Yo me entero ese día, y él no me lo quería decir. Me entero porque éste él andaba con una camisa manga larga, y no sé cómo le rodean así, y le vi las marcas. Ahí comenzamos a conversar. Y me dicen eso, y después llegan los funcionarios y los comisarios ahí. Porque él no quería que me enterara de lo sucedido. Como todo, soy la mamá, ¿no? Entonces, claro yo me altero, me vengo en llanto. Y claro, él se altera, sube el tono de voz. Entran los funcionarios. Estaba Lorent un poco descontrolado, y yo estaba llorando mucho. Y es cuando me dejan que yo me quedara un tiempo más en la visita, para que los dos nos controláramos, y yo pudiera irme, y él se quedará un poco más tranquilo. Bueno, poco no, al menos que se tranquilizara de ese impacto, que fue en ese momento que yo lo vi. No fue que me llamaron, ni nada. Fue el día de la visita, y que tampoco me la podrían quitar porque, la visita a mí, de verdad en la tumba, como 2 veces me quitaron la visita, y en el momento que me quitaban la visita, pues yo denunciaba porque no sabía qué le podían estar haciendo a mi hijo.

21:37

E: ¿ Qué le decían a funcionarios, antes o después de salir de la tumba, de la celda,?

21:43:00

YS: Ellos no dicen nada nunca. Ellos nunca dicen nada. No, su hijo va a estar tranquilo. Su hijo va estar bien, y así estuviera mal, ellos dice que está bien. Ningún funcionario del SEBIN da explicaciones. Ni en el 2024, ni 15, 16 ni ahorita en helicoide. Ellos no dan ningún tipo de explicaciones.

22.05

E: ¿Qué le decía Lorent, cuando estaban todos allí, cuando trataba de calmarse? ¿Qué hablaban?

22:13

YS: Él me decía que tranquila, que no iba a volver a suceder más, que era la presión que vivía ahí .Al verse que pasaba el tiempo, y no pasaba nada. Bueno, es una manera, como dice el abogado, de sentirse que todavía estoy vivo, todavía estoy aquí, siento. Él no quería verse indiferente, ver si gobierno quería tomar la voluntad de él. Él quería sentir: todavía sigo vivo, todavía soy dueño de mis actos., por eso mismo. El cometido del gobierno es apoderarse del espíritu, o que el corazón de uno se llene de rencor. Y no lo lograron en la tumba, no lo han logrado hasta el momento.

23:05

E: ¿Cuánto tiempo llevaba preso en la tumba cuando ocurrió esto?

23:12:00

YS: No recuerdo. Yo creo que como a los 8 meses.

23:19

E: ¿Y el segundo intento cuando ocurre? ¿Cuánto tiempo después ocurre?

23:20

YS: No lo sé. Fueron muy seguido. Eso fue como una sábana, y entonces lo colocaron a dormir con otros funcionarios ahí.

23:34

E: ¿Cómo se enteró usted de la segunda vez?

22:36

YS: Eso me lo dijo Gabriel, su compañero.

23:42:

E: Si usted habló con Gabriel.

23:43

YS: Sí, todo eso lo hablamos con él. Entonces él me decía lo mismo, era que pasaba el tiempo y no pasaba nada. Después pasar todas esas todos esos acontecimientos, es cuando logra él de que le dieran el sol, de que le dieran poder comer en una mes, porque no le permitían salir de su celda .Entonces ya él empezó a ser un poquito más flexible, los funcionarios, la orden de allí. Empezaron a poder comer una sola hora, él sólo. Primero comía uno, y después comía el otro. Después se iban directo. No podían ni versen ni tropezarse. Si salía uno, el otro tenía que estar con candado. Así duraron casi un año, y el sol. Después, empezó ya, aunque sea como dos veces al sol, 30 minutos. Después se pudo compartir, porque yo no podía ver a su compañero, a Gabriel Valles. Ni Lorent podía ver la familia de Gabriel, a su papá ni su mamá. Después comenzó a ser un poco más humano eso. Por eso te digo que Lorent dejo eso más humanizado allá, porque empezamos a meter libros, y libros, y libros podían ver ya la televisor. Había momentos más gratos, tener sus momentos de familia gratos. El tuvo esos momentos de que puedo pintar. O sea, hubo muchas cosas. Después cambió. Casi un año con bastante sufrimiento

25:34:00

E: ¿Qué libros le pide Lorent? ¿Qué le pide que le lleve?

25:35:00

YS: Le he llevado tantos libros, de historia, de poesía, de filosofía; libros que, te voy a ser sincera, yo no, no son de mí. Yo lo que soy es mamá, y esos son libros muy profundos, pero esos son los libros que él me pide. Lee demasiado diría yo. La mayoría de los libros se quedaron en la tumba, y en el helicoide había un montón de libros. De ahí sí se ha podido sacar. Dice que eso es lo más que aprecia

26:12:00

E: ¿Cómo ocurre el traslado al helicoide? ¿Cuándo le avisan a usted? Ya no va a estar en la tumba, ahora va para el Sebin del helicoide

26:19:00

YS: Él tuvo un problema en el momento que lo sacan al sol, con uno de esos Sebin, pero de los de guardia. No recuerdo exactamente el problema, en este momento no la recuerdo. Y lo sacan, y bueno ahí hubo el problema con el funcionario, entonces baja un comisario y comienza la conversación con Lorent. Lorent vamos a hablar, y él comisario dice, bueno vamos a salir de aquí, vámonos para el helicoide y hablamos en el helicoide. Entonces es cuando le hace la propuesta Lorent. Lorent vamos a traerte para acá, vente para el helicoide, te vamos a traer para acá para el helicoide. Aquí va a estar un poquito mejor, vas a estar un poquito más tranquilo, más personas y todos. Me dice mi hijo que fue una conversación casi de 4 horas. Después lo dejaron allí. Él llegó solo, llegó sin nada. Después recogieron a Gabriel, y se llevaron todo, lo poco que podía Gabriel cargar; no todo, sino la ropa de él, de Lorent. Los libros que más pudo cargarse Gabriel, y es ahí cuando lo meten allí, en el helicoide.

27:50:00

E: ¿En el helicoide, qué ha cambiado para usted? ¿Cada cuánto tiempo lo visita usted en el helicoide?

27:52:00

E: Una vez a la semana. Después del primer motín, ha sido como más difícil, más rudo todo. Primero duramos casi 65 días en aislamiento, que no daban la visita. Y, ahora, la visita, por ejemplo, esta semana me tocó hoy miércoles, La semana pasada me tocó el domingo, la otra semana no sé qué día me toca. Ahora son menos días de visita y menos horas de visita. Cuando el primer motín, y salen todos sus compañeros de política, y que da el otro golpe duro

28:36:00

E: ¿Cada cuánto tiempo la dejan visitarlo en la tumba?

28:39:00

YS: Dos veces a la semana era miércoles y sábado.

28:46:00

E: ¿Y, antes del motín?

28:50:00

YS: Perdón, en la tumba en la tumba era lunes y sábado, en la tumba. Y, aquí, en el helicoide, era miércoles y sábado, aquí en el helicoide.

29:02:00

E: Y ahora es una vez a la semana

29:03:00

YS: Una vez a la semana y menos horas de visita. Supuestamente la hora es de 11: 00 hasta las 3 de la tarde, pero uno nunca llega entrar a las 3. Realmente uno entra a las las 11 en el primer portón, pero arriba uno tarda demasiado.

29:20:00

E: ¿Cómo es el proceso para visitar a Lorent aquí en el helicoide?

29:24: Aquí en el helicoide era más rudo porque siempre había que esperar a la autorización. Lorent nunca estaba en la lista de los demás, sino que yo tenía que entregar mi cédula, y ellos tenían que pasar la información, si Lorent recibía visita. La celda de él también había micrófonos, cámaras perdón. Siempre nos tomaban fotos, siempre, siempre nos tomaban fotos. Ahorita, en estas últimas visitas, por primera vez en estos casi cuatro años, en estos últimos tres días no nos tomaron fotos. De resto, todos los años anteriores nos tomaban fotos, todos.

30:11:00

E: ¿Usted me puede decir, paso a paso, cómo era la visita? Es decir, que usted llega a las 11 al portón, qué viene después, cómo es ese proceso paso a paso.

30:21:00

YS: Bueno, primero allá abajo esperar, y rogar, y esperar que baje la lista y todo. Bueno, entonces uno pasa la cola, lo autorizan, uno suben y otra cola. Y donde uno deja la cédula, donde uno firma, le chequean a uno los alimentos, la ropa, todo, Se queda uno superficial, pero los chequean. En la tumba era más riguroso el chequeo. Aquí entonces, antes del motín, nosotros recibimos la visita dentro de la celda. Loren no estaba autorizado a salir por los pasillos, si no todo era dentro de la celda. Todo era dentro de la celda. Así fueron. Después, ha cambiado ahorita. Después que pasó el primer y el segundo motín, entonces la visita es en un solo salón. Y ahí sí están todos los detenidos. Por ejemplo, hoy lo encontré bien, lo encontré alegre. A veces entro así como triste, pero salgo con una fortaleza, salgo fuerte, y a la vez triste porque yo salgo por suerte, y él se queda allí. Por eso es que ustedes me ven, que sigo aquí en esta lucha. Estos últimos días me ha afectado mucho, porque se está cerca de los 4 años. Bueno, me afectan mucho estos últimos días de los últimos cuatro años

32:13:00

E: ¿Solo usted puede entrar a verlo?

32:15:00

YS: No, en este momento ya puede entrar otra persona. Siempre piden los datos y todos. Al principio solo podía entrar yo, como en la tumba. Mi hermana tardó mucho, para poderlo ver, su única tía. Aquí en el helicoide son un poquito más flexibles. Cuando se fueron todos los presos políticos que estaban ahí. Sus compañeros de lucha, fue muy duro ver que, sale uno, se va fulano; sale otro, se va zutano. Escuchar también que se iban otros que estaban en otras cárceles, los que estaban sentenciados, y ya cuando él se ve que queda solo en la celda, no hay ninguno, no queda José Vicente, no quedaba Gabriel Valle que era el de su causa, fue un momento muy duro. Fue un momento muy duro, muy fuerte, porque me lo dice, queda solo. Él sabe lo que es la soledad. Él dice que duró como 5 días solos en la celda, y ahorita sí está con dos muchachos más en la celda. Cambia la dinámica, ellos no son tan políticos, entonces ya pueden hablar de otras cosas. Bueno, en este momento está bien, gracias a Dios, dentro de todo.

33:40:00

E: ¿Quiénes son esas dos personas?

33:44:00

YS: Uno se llama Michel, no recuerdo el apellido, y el otro se llama Juan, tampoco recuerdo el apellido de él.

33:53:00

E: ¿Sabe por qué están presos?

3:56

YS: Bueno, me imagino que por terrorismo, también. No, no tengo así mayores detalles de estos muchachos.

34:05:00

E: ¿Qué le ha contado Lorent de cómo es la cotidianidad dentro del Helicoide? Donde además, no solamente hay personas políticos, sino que presos por narcotráficos. Bueno, la base del SEBIN. No solamente por lo que ha visto, sino por lo que Lorent le ha contado.

34:23:00

YS: Mira, recuerda que antes del motín que el observaba allá lo que él veía. Los menores de edad, los extranjeros, y yo sacaba esa noticia, y decía, mira, hay menores de edad. Todo lo que Lorent me decía, yo lo decía, y fue cierto, fue verdad. A lo mejor ellos no lo creían, pero se denunció que allí había menores de edad. Estaba el americano, el colombiano, y así estaba el ecuatoriano, que estaban allí secuestrado por el gobierno. Había delincuencia ahí, había centro de tortura común, todo eso existía en ese momento. Lo de tortura, al parecer ya bajó, al parecer ya Lorent no lo observa. Más detalles, para saber cómo está, no lo sé, porque a Lorent no lo dejan salir de ahí. Como yo he dicho, Lorent está malo de salud, pero quién no va a estar con la salud quebrada, cuando son casi 4 años donde no hay ningún deporte, casi nada de aire natural; donde pocas veces lo que va de tiempo, en casi tres meses, solo ha recibido 40 minutos de sol. Oye, por muy joven que este la persona, por muy buena salud que haya gozado, cualquiera lo quiebra; y más por los problemas urinarios que tiene. Entonces ¿por qué no lo dejan salir ahora? No sé ahorita con más detalles de quién más está ahí. ¿Hay hampa común? Sí, bueno, presos comunes que cometieron sus errores, pero que tampoco se pueden violar sus derechos. Hay casos de narcotráfico, eso no es un secreto para nadie.

36:17:00

E: Lorent que ha estado tanto tiempo allí. ¿Él entra a qué edad?

36:26:00

YS: Con 26, y en julio cumplió los 30 años.

36:31:00

E: ¿Cómo era la vida de Lorent antes? con la pregunta quiero saber, si tenía novia, él estaba estudiando todavía, creo .Cuénteme ¿cómo era el Lorent antes de ser preso político?

36:46:00

YS: Sí. Mira, el entró en esta lucha tan jovencito. Tenía como 19 años cuando entró en esta lucha en el 2007, que el dejó de hacer lo propio de su edad, que era, la fiesta, la discoteca, la playa, el campo, eso que es normal de un joven, para dedicarse a la lucha por el país. No sé en este momento si de verdad valió la pena sacrificar tantos años de su vida. Sí ha tenido novia, estaba estudiando su carrera universitaria, eso lo hacía en conjunto con la lucha por el país.

37:40:00

E: ¿Quién ha podido visitarlo, además de usted y sus abogados, allí en el helicoide?

37:56:00

YS: Los amigos, los amigos que no son de la política. Los verdaderos amigos son lo que han llegado, aquí al helicoide. Recuerda que yo tengo una sola hermana aquí en Venezuela, mi mamá no ha podido regresar al país porque no tiene pasaporte. O sea, que esto nos dio duro a toda la familia. Ni mi mamá lo pudo ver cuando estaba en la tumba. A ella así la autorizaron porque era una persona de cierta edad, por lo menos se condolieron y dejaron visitarla, pero aquí solamente los amigos, y mi hermana, aquí en el helicoide.

38:45:00

E: Esa novia que usted menciona, ¿de dónde sale?

38:53:00

YS: Bueno, eso fue una novia, que tuvo él antes de que lo agarraran. Fue un levante, pues, no era su novia. Su novia era una que él tenía en Colombia, esta de aquí era un levante. Ella después aparece, nos ayuda, me ayuda a mí, en todo de estas cartas, esas cosas. Recordemos que Lorent no pertenece a ningún partido, ni a fuerzas políticas. Bueno, ella me ha ayudado en muchas cosas; es la que ha estado aquí. Y, como todo, hay momentos que discuten, hay momentos felices. Bueno, hacen más o menos como si fueran unos novios. Él está encerrado.

39:44:00

E: ¿A qué ha tenido que enfrentarse usted? Y cuando ha hablado, ¿Cómo ha enfrentado a los funcionarios, sean del SEBIN, sean de los tribunales, en Defensoría del Pueblo, y tal? ¿Qué le dicen? ¿Cuál es el intercambio que usted recuerde de esas conversaciones, así hayan sido de una manera informal? ¿Cómo cree usted que estén relacionadas al caso?

40:09:00

YS: Mira, el gobierno está hermético, pongo de ejemplo al actual fiscal Tarek, que él sabe muy bien que mi hijo es inocente. Lo discutimos muchas veces en la defensoría del pueblo. El juez intercambiado con el juez anterior, que yo decía por qué no le hacen la preliminar, y me decía: estoy esperando una orden de arriba. Me parece que eso no es respuesta de un juez, para uno. He hablado con González López, con padrino López, he hablado con algunas autoridades hace unos años atrás, y he pedido hablar con el alto gobierno para que me den respuesta. No he logrado hablar con los hermanos Rodríguez, no he logrado hablar con el presidente de la república, ni con la esposa. Entonces, estos otros funcionarios no son muy expresivos, los funcionarios del SEBIN nunca dan explicaciones. Nunca dicen ni sí, ni no, ni nada. Los tribunales también, esperando los jueces, esperando una orden. Ellos no dan ninguna explicación, el Ministerio Público también es lo mismo, la defensoría del pueblo también. O sea, ellos lo que hacen es escucharlo a uno. La comisión de la verdad lo único que hace es escucharlo a uno, y lo único que me respondieron cuando yo fui en la comisión de la verdad es que “estamos trabajando el caso”. O sea, ellos no dan ninguna explicación, ellos no dan ninguna respuesta concreta a nuestras preguntas. O sea, ellos son como el psicólogo; lo que hacen es escucharlo a uno .Me imagino es que no tiene respuesta, para uno.

42:03:00

E: Esa conversación con González López, me voy a detener ahí, con el director del SEBIN ¿Cómo ocurre? ¿Cómo llega ahí, y qué hablan?

42:10:00

YS: Yo pedí hablar con él, hablar con González López. Me recibió bien. Le expliqué el caso de mi hijo. Le dije que por qué lo tenían ahí, que no hay nada en contra de él que le prohíba su libertad. Fue también explicarle, decirle si era que le estaban dando mala información, que yo sé que fue un preso de Rodríguez Torres que le estaba actualizando el caso de mi hijo. Entonces, la respuesta de él, me dijo : esto es un caso político, que esto se resuelve políticamente; tranquila señora a su hijo no le va a pasar nada. Estos son casos políticos. O sea, duré, como, no sé, me acuerdo, media hora hablando con él. Después me decía no le va a pasar nada a su hijo, tranquila .Aquí lo están cuidando. y me seguía explicando, yo le seguía explicando, y me decía, bueno señora, usted sabe que esto es político, y esto se resuelve políticamente. Eso hace unos años, cálculo hace como unos tres años y algo.

43:25:00

E: Y la conversación con padrino Vladimir Padrino López, ¿cómo fue?

43:28:00

YS: Fue algo similar a eso. Sé que él quedó sorprendido cuando yo le expliqué que era la mamá de Lorent.

43:40:00

E: Disculpa que te interrumpa pero yo necesito que usted me diga, cuándo yo me reuní con Vladimir Padrino para que el audio quede completo, y que además, ¿en qué circunstancia pudo usted dirigirle la palabra a padrino López?

43:53:00

YS: Eso fue en una iglesia, fue una iglesia en donde yo fui a hablar con él, y después bueno, ahí hablamos; hablamos rápidamente. No fue muy largo, fue muy, corto, y me dijo; yo le dije: soy la mamá de Lorent Saleh, él está en la tumba, él es inocente, no le han hecho la audiencia preliminar que demuestre su inocencia porque me lo tienen ahí. O sea, qué quieren de nosotros, ¿hasta cuándo? Entonces él me dijo, déjame averiguar qué es lo que está pasando con él, le di mi número telefónico y no supe de él. No me dio respuesta, nunca me llamó ni nada.

20:44:00

E: ¿Usted habló con Tarek William Saab?

20:45:00

YS: Sí, cuando era defensor, como 3 veces fui a hablar con él. Cuando era defensor. El caso de mijo lo sabe completo, sabe que es inocente, él lo sabe, y sabe todas las violaciones de derechos humanos que se han hecho con mi hijo, y él, yo sé que él está consciente de que es verdad todo lo que hicieron a Lorent, y todo lo que le están haciendo. Pero todos, se enfrascan en que esto es político.

45:21:00

E: ¿qué le decía a él, recuerda frases qué le haya dicho?

21:26:00

YS: Yo recuerdo qué decía, pero es que nosotros hacemos hasta dónde podemos llegar. O sea, en ese momento era defensor del pueblo, no puedo hacer más nada, no puedo darle la libertad. O sea, en mi mano está que no le violen los Derechos Humanos, pero igualito se lo violaron. Y ahorita que el fiscal general, he pedido hablar con él públicamente, por carta, por escrito, que quiero hablar con él solo. Y no tengo respuesta, o sea, yo quiero hablar porque ahora él sí tiene en sus manos la libertad de mi hijo. Él tiene las llaves de la presión de mi hijo, él lo puede hacer, porque primero es el fiscal general, y segundo es el presidente de la comisión de la verdad. Estoy pidiendo que se cumpla la ley, si se cumple la ley, el gobierno le debe años de vida a mi hijo, ¿entiendes? Son 52 audiencias preliminares diferidas. O sea, si él es culpable, ¿por qué no lo demuestra? ¿Por qué no hacen el proceso jurídico? Son 4 años y no está acusado, no han hecho la audiencia preliminar. Entonces, ¿por qué el fiscal general, o sea, por qué el fiscal ahora no me recibe cuando él sabe muy bien quién soy, cómo soy, cómo es el caso de Lorent, y todo?

46:53:00

E: Cuando Tarek William Saab dijo públicamente que lo iban a nombrar fiscal, ¿usted pensó, creyó, que lo iban a liberar? ¿Tuvo esperanzas?

23:02:00

YS: No, sabes que no, realmente no. No lo vi. Más bien vi las esperanzas cuando ocurre el primer motín y salen, pensé que mi hijo estaba ahí, en ese primer motín, en esa primera lista. Después me hablan de una segunda lista que iba, que salía una segunda lista que, con los últimos acontecimientos del país, podían acelerar el proceso. No se sabe dónde está, porque hay otras prioridades que entonces no son los presos.

47:41:00

E: ¿Quién cree usted que tiene realmente la llave para lograr a sacar a su hijo?

47:46:00

YS: Como lo quisiera saber, quien es el que tiene encarcelado a mi hijo. ¿El presidente, los hermanos Rodríguez, Tarek el Aissami? No sé, o sea, mira cómo son las cosas. Este gobierno dice que quiere diálogo, que quiere paz, que quiere reconciliación y que protege a la mujer. Yo me he cansado de pedir únicamente, de pedir por escrito hablar con el alto gobierno. Ninguno me recibe, o sea, yo lo he dicho por los medios de comunicación, por las redes sociales, y no, es una cosa de que a mí no me hace menos persona ni menos demócrata de hablar con los que dirigen el país. Soy venezolana, o sea, merezco una respuesta de ellos, y no me reciben, no tengo respuestas ni del fiscal, ni del presidente, ni de los hermanos Rodríguez, ni del vicepresidente, ni de ninguno del alto gobierno, cuando mi único enlace que tengo con el gobierno es el ex presidente zapatero.

49:08:00

E: ¿Ha hablado con zapatero?

49:11:

YS: Sí, he hablado con él.

49:14:

E: ¿Cuándo ha hablado con él? Si me puede decir he hablado con Rafael Zapatero en tal fecha.

49:21:

YS: Yo hablé con Rodrigo Zapatero en junio de este año, eso fue después del motín, el motín, eso fue el dieciséis de mayo, y yo hablé con él los primeros días de julio en Madrid. Recordemos también que Lorent es premio Sájarov y había un encuentro allá en el Parlamento Europeo, y yo estaba invitada para hacer el foro en Madrid y en otros países, y ahí fue donde yo logré que me recibiera. Me recibió con una expresión cordial, era la primera vez que me recibía una autoridad de otro país, y conversé con él y eso y es la única enlace que tengo con el gobierno la gente de mi país no me recibe.

50:13:00

E: ¿Qué le dijo usted a zapatero, y qué le dijo él a usted?

50:17:00

YS: Le di toda la información de mi hijo, le dije que tiene casi los cuatro años, que en un momento eran como cuarenta y pico de audiencias preliminares diferidas, que realmente estaba detenido, cuál era la acusación que él tenía, y bueno, que yo pedía como madre, como venezolana, que me ayudara para la libertad de mi hijo; también le pedí que me buscara una conversación con el alto gobierno.

50:53:00

E: ¿Y qué le respondió?

50:55:00

YS: Me dijo que sí, que él me iba a ayudar, que él iba a colaborar para la libertad de mi hijo, y eso ya ha pasado tiempo y no, no he visto la libertad ni nada.

51:11:00

E: ¿Usted quedó con alguna manera de comunicarse directamente con Rodríguez Zapatero?

51:15:00

YS: Sí, sí tengo manera de comunicarme con él.

51:23:00

E: ¿Tiene contacto? ¿Y qué más le dice? ¿Por qué no terminan de soltar a su hijo?

51:28:00

YS: Por todo lo que está pasando en el país. O sea, cuando tengo así, la esperanza, de que pueden abordar el caso de mi hijo, sucede algo en el país.

51:41:00

E: Tarek William Saab cuando era defensor del pueblo, ¿usted pudiera afirmar si, algunas de las mejoras de la detención de Lorent tuvieron que ver con la conversación con Tarek William Saab?

51:58:00

YS: No lo creo, los pequeños derechos, porque son derechos los que Lorent estaba pidiendo, no eran otra cosa lo que él estaba pidiendo, lo que él estaba pidiendo se lo ganó. Se ganó Lorent sus derechos, peleó sus derechos, eso es como ahorita, que ocurre este motín, cuando salen todos los presos y ya Lorent queda solo ahí en la celda. No, no era cuando estaba solo, fue cuando hubo la requisa. A Lorent lo dejaron con un colchón, le quitaron la linterna, le dejaron un botellón de agua. Los libros los peleó para que no se los quitaran, y peleó su ropa porque tenía que estar vestido, peleó sus libros, lo demás se lo quitaron. O sea, le quitaron hasta una cocinita eléctrica que tenía, que tenía para hacerse el café, el microondas, el televisor, porque claro, no son cuatro meses que está preso. Son tantos años que tiene que tener un televisor, eso es lógica; tener un microondas para calentar, una cocina eléctrica, las mesas para comer; pero le quitaron todo eso. Él se quedó con el colchón y un botellón de agua. Ahí él tenía como seis botellones de agua, como siempre ahí también falla el agua para bañarse, y él sólo utilizaba esa agua para bañarse, y ahora tiene un solo botellón. Ya no puede hacerse ni un café, ni un té, ni nada. Por eso es que yo todos los días le llevó la comida a Lorent, no porque ahí no le den comida, pero para nadie es un secreto que en toda Venezuela el tema de alimentación está grave. Podrá imaginar ahí en el Sebin, y yo, como mamá, pues yo quiero que coma más o menos sano, ¿entiendes? Más o menos la comida de la casa hecha por mí, mi comida. Mientras tanto que yo todos los días, todos los santos días, le hago la comida a Lorent; el almuerzo, la cena, y todas las cosas, el almuerzo, el agua potable para que tome, y agarré nada más el botellón, porque ahí sube nada más un camión y lo llenan para tenga su agua para tomar. Yo le llevo más agua para tomar, se la llevo, un fresco, un jugo, todo lo que yo le puedo llevar, se lo pongo todos los días.

54:36:00

E: ¿Y, eso le llega, o se ha perdido?

54:37:00

YS: No, sí les llega. Gracias a dios y le llegan sus alimentos y comidas.

54:46:00

E: ¿Cómo es tu vida? Que tienes que estar pendiente de llevarle comida a Lorent al helicoide, porque a veces hay días que no. ¿Cómo es tu día a día? porque además, tú no eres de caracas y te quedas aquí, ¿cómo es tu vida en este momento?

55:03:00

YS: Mira, mi vida cambió. Mi teléfono es parte de mi cuerpo. O sea, yo tengo 4 años que esto es parte del brazo, de mi cuerpo, es algo que me pertenece. Tengo que estar de día y de noche, tengo que estar con el teléfono en la mano. Me cambió. De valencia, cuando era la visita normal, pues iba y venía los miércoles y los lunes, pero después del 16 de mayo, he estado aquí en Caracas. He ido solo como 3 veces a Valencia a buscar ropa. Estoy muy cerca, por lo que ustedes ven estoy muy cerca del Helicoide. En 10 minutos ya estoy en el helicoide. Esto es un entorno muy diferente, otra Venezuela, otra realidad que también me ha cambiado bastante, toda esta realidad se la cuento a mi hijo. Y no solamente es hacer la comida, es ver dónde consigo alimentos, es hacer entrevistas, es estar pendiente de las redes; son tantas cosas, porque recuerda que, no tenemos una maquinaria. No somos adinerados, de que no somos partidos, somos venezolanos comunes y corrientes que padecemos, que sentimos, que sabemos el alto costo de la vida. Yo sí sé lo que cuesta un kilo de carne, un kilo de queso, eso sí lo sé yo, porque yo salgo todos los días a ver qué consigo, qué le llevó para tratar de llevarle lo mejor a mi hijo; lo mejor que yo pueda conseguir. Mira, está encarcelado, me lo tienen secuestrado ahí, entonces, bien, ya que no le dan sol, ya que no les da la gana de llevarlo al médico, porque no es solamente meterlo por el emergencia en el hospital, es hacerle una historia. Hablando criollamente, no les da la realísima gana de llevarlo a un centro hospitalario para que a Lorent lo chequee un médico. Entonces, que al menos se alimente bien. Busco, o sea, mi vida es, ya no tengo vida propia, o sea, mi vida gira en torno a Lorent. A todo lo que tengo que hacer por Lorent por la libertad de mi hijo. Quiero la libertad de mi hijo.

57:22:00

E: Explíqueme, donde estamos en este momento, los que van a escuchar esto, por supuesto no van a verlo. Descríbame donde estamos, en qué zona de la ciudad estamos, y por qué usted le impresiona tanto este entorno en donde ahora estamos.

57:38:00

YS: Ajá, estoy en un sector popular, muy popular de aquí de caracas, donde la pobreza, ya casi la miseria me golpea. Ver tantos niños que vienen a esta parroquia a que le den comida los días miércoles, los días viernes. Perdón, los días sábados, donde yo también me pongo ahí a repartir la comida. Ya no son niños, es más, nunca tuvieron niñez, pasaron de la barriga de la mamá a ser casi muchachos, porque tienen que salir a ver cómo consiguen la comida. Y la comida, la comida es un poco de arroz, y un poco de caraotas. En la época en la que yo crie a mi hijo, uno casi nunca le daba eso. O sea, estos niños no saben lo que es la infancia, lo que es disfrutar de un juguete, o de un caramelo.

Ver todo eso, y observar que desde aquí veo el helicoide, y veo tanta gente, y veo el cerro. Desde aquí veo tanta pobreza, pues también salgo afectada con todo esto; pero a la vez me da fuerza para continuar, y ver de que esta es Venezuela también, que tenemos que luchar por toda esta gente desamparada, de uno y del otro lado. Vamos a estar claros, de los dos lados están desamparadas estas personas que están aquí. Todas esas casitas, que son miles, porque en esas casitas no viven ni dos, ni tres, como pueden vivir en las Mercedes, o en el norte de Caracas, o en Valencia donde yo tenía mi vivienda, porque ahora me la paso más aquí en Caracas.

Aquí son familias numerosas, donde también trabajan, donde no se quieren ir del país, donde tampoco tienen más opciones. Entonces, eso también lo golpea a uno. Trato de hacer el trabajo social que Lorent siempre estaba haciendo, que era el de los más necesitados; el de alzar la voz por aquellos que han sido falta de afecto y que el entorno a veces los lleva a cometer errores, porque el entorno, a veces lleva a que cometan errores. No quiero ni imaginarme ahorita este nuevo año escolar.

1:00:10

E: Desde aquí tiene usted mirada al helicoide

1:00:14

YS: Ahí se ve el Helicoide.

1:00:17 Ahí se ve el helicoide. ¿Fue intencional buscar un lugar desde donde pudiera ver el helicoide?

1:00:23

YS: Ehhh, no. De verdad que no. Dios me colocó aquí; Dios me colocó en este sitio, que agradezco, eternamente estaré agradecida por lo cerca que estoy del helicoide, por lo que lo veo desde aquí, y por también conocer esta otra parte de nuestro país.

1:00:47 ¿Bajo qué condiciones ha estado usted acá?

1:52

YS: Bueno, sí. Soy parte de la casa, ya.

1:00:54

E: ¿Esto es qué? ¿Una casa parroquial?

1:00:57

YS: Sí, esto es una casa parroquial, donde forman a seminaristas.

1:01:02

E: ¿Cómo llegó usted aquí?

1:01:04

YS: Por un padre amigo, llegué aquí. Ya no está en Venezuela, el padre se fue también.

1:01:14

E: Con su vida dedicada por completo a, bueno, a lo que ya me explicaba, ¿de qué vive?

1:01:21

YS: Mis ahorros ya se fueron al piso. Tengo mi familia, que gracias a Dios me han ayudado, y como buena árabe, descendiente de árabe, he sabido administrar mi dinero modestamente. Modestamente, yo todo lo hago hasta donde me alcance. Gracias a Dios, a mí nunca me ha faltado un plato de comida. Lo poco o mucho que he comprado, lo he logrado con dinero de mi familia, con mis ahorros; honradamente.

1:02:08

E: ¿Hay momentos de estos, casi 4 años ya, que usted recuerde haber sentido que el momento de que Lorent salga está cerca, y que les haya generado una expectativa que finalmente, no se cumple? ¿Cuántas veces le ha pasado esto? ¿Cómo se ha sentido?

1:02:28

YS: Discúlpame, no te entendí bien la pregunta.

1:02:31

E: Sí. Son 4 años, ¿no? Me imagino que en estos 4 años, alguna cosa habrá pasado, o algunas cosas habrán pasado, en distintos momentos, que les ha dado el ánimo de: “esto puede significar que Lorent haya salido”. ¿Eso lo han pasado? ¿Lo han vivido?

1:02:48

YS: Por ejemplo cuando, en estos dos últimos diciembres uno siempre piensa que iban a salir. Yo creo que ya se convirtió en mito que en diciembre siempre habían las liberaciones, y eso. Y en el motín. En el motín yo sí lo sentí, sentí que iba a salir. Esas son las tres veces que yo he sentido que él ha podido salir.

1:03:15

E: ¿Qué sintió cuando vio que no ocurrió?

1:03:18

YS: Eso fue bastante duro, duro para los dos. Tanto para él, como para mí. Duro, pero muy, muy muy duro. Ver que hasta su compañero de causa salió, salió Daniel, José Vicente, el gato de Aragua, Raúl Baduel, donde salió Gilbert Caro, y no sale Lorente. Y yo digo, bueno, está bien, no me lo den en libertad, pero aunque sea dénmelo casa por cárcel. Yo he pedido casa por cárcel, en medios de comunicación. Todo eso lo he pedido, al menos en mi casa; 4 años ya. Bueno, solo Dios sabe, me aferro a Dios, y espero a que en algún momento, pronto, salga en libertad.

1:04:10

E: ¿Cómo siente usted que Lorent ha cambiado en estos 4 años? Más allá de las fortalezas que pueda tener, que también quiero que me lo diga. ¿Cómo ha cambiado la manera de ver el mundo que tiene Lorent, luego de 4 años encerrado?

1:04:26

YS: Veo ya a un hombre maduro, muy maduro lo veo. Dentro de los 26, ya tiene un grado de madurez. Él habla de no tener rencor con nadie, que si tenemos rencor es porque el gobierno nos ganó. Él habla de esa nueva Venezuela, que todos estemos integrados. Habla de una verdadera unidad; no una unidad de partidos, sino una verdadera unidad. Hace planes para Venezuela, hace más planes para Venezuela que para su vida propia; su vida de casarse, tener hijos, hacer una familia, y eso. Entonces, es donde yo he notado en su forma de hablar, su lenguaje, todo eso. Ha madurado, mucho, mucho, bastante.

Me imagino, saco conclusión que el gobierno ha observado todo eso, y lo verá como una amena, si está fuera de esas rejas.

1:05:48

E: ¿Usted llora?

1:05:50

YS: ¡Uy, muchísimo! Y hoy, me han hecho llorar porque he recordado muchas cosas

1:05:57

E: ¿Cómo qué?

1:05:58

YS: recuerdo cuando estábamos en la tumba. Es esa imagen que, recordarte que, más nunca hubo una navidad, un fin de año, un compartir, más nunca. Por eso yo digo, nos quitaron tantas cosas; nos han quitado tantas cosas, pero bueno, solo Dios sabe por qué nos ocurren estas cosas. Tengo que fortalecerme, tengo que salir adelante, no hay más opciones. Como te dije al principio de la conversación, el gobierno me tumba, me sacude, me levanto, y sigo luchando, con honestidad, con la verdad, con la transparencia. Yo nunca he ocultado que quiero hablar con el gobierno, nunca he ocultado que hablé con Zapatero. Lorent también ha sido transparente, Lorent también me dice muchas cosas que yo publico por las redes sociales, los mensajes que él da. Bueno, me los trasmite él, y bueno, es el amor por este país.

Yo tenía la opción de irme de Venezuela cuando se fue mi familia, hace casi 25 años del país. Lorent también tuvo la opción de irse de Venezuela, y bueno, aquí estamos. Como habla Lorente, esto es, no solamente luchar, es levantar al país. Él habla siempre este levantar al país.

1:07:55

E: ¿Cómo ha sido la relación con los políticos venezolanos?

1:07:58

YS: Bueno, los primeros tiempos si fue.. No se me acercaron, pues. En los momentos mediáticos, porque Lorent ha sido acusado mediáticamente, jurídicamente no hay nada. Sí se alejaron de mí. Después han cambiado las cosas, después han cambiado las circunstancias y ahora son ellos los que llegan.

1:08:40

E. ¿Con qué políticos ha hablado?

1:08:45

YS: Yo hablo casi que con todos, yo hablo con todos, con María Corina, con Lilia… bueno, digo Lilian, casi por decir con Leopoldo, ¿no? He hablado con Henry Ramos, con los diputados, con todos los de la oposición.

1:09:08

E: ¿En quienes usted cree que le rehuían al principio? y ¿tiene usted alguna idea de por qué?

1:09:14

YS: Yo creo que la única que se pronunció con Lorente desde el primer momento, fue María Corina. Los demás se alejaron, y después llegaron.

1:09:40

E: ¿Por qué cree que haya pasado eso?

16:42

YS: No sé. ¿Por qué lo creo? Por las denuncias que hacia el gobierno mediáticamente, sintieron temor. Y yo digo: ¿por qué en ese momento le creyeron más al gobierno? Y no le creyeron a Lorent, con su testimonio de su lucha por el país desde el 2007; de sus huelgas de hambre por la libertad de los presos políticos; de todo lo que denunciaba. La contaminación del Lago de Valencia; los hospitales aquí; los refugios, todos los refugios de aquí Lorent los ayudó. Lorent denunciaba, se iba para todos esos sectores populares, y denunciaba lo que estaba pasando. Y ellos creyeron, donde nade le creían al gobierno, y sí creyeron eso. No creían nada, su testimonio de Lorent. No sé por qué.

1:10:48

E: ¿Algún político venezolano se ha disculpado con usted por esto? ¿Le ha admitido, “mire, yo al principio dudé, y ahora tal”?

1:10:55

YS: No, no. Ninguno, pero, tampoco me hace falta. Yo estoy bien con mi conciencia. ¿Y están ahorita? Chévere, por mí, eso no me preocupa. El que está, o no estuvo; bueno, no estuvieron en ese momento, pero están ahora, pero están. Al menos están.

1:11; 19

E: ¿Hay algún político venezolano, o algún dirigente con el que usted haya querido conversar, y que nunca la haya atendido?

1:11:31

YS: No. Con todos, con toda la mayoría he hablado. Con el que nunca he hablado es con Henrique Capriles. Nunca he buscado la manera de hablar con él, nunca he buscado. Pero, con Julio Borges he hablado, con todos los de la Asamblea Nacional.

1:12:03

E: ¿En general, qué le dicen, cuando habla con ellos?

1:12:09

YS: Es que ellos no tienen mucha respuesta. O sea, qué respuesta, en las manos de ellos no está la libertad de mi hijo; yo en eso estoy clara. Yo lo que quiero hablar es con el alto gobierno. De ellos si he buscado la manera de hablar.

1:12:28

E: ¿Ha pensado, ha fantaseado, ha imaginado cómo sería una conversación con Nicolás Maduro? ¿Qué le diría?

1.12:33

YS: Que por qué me tiene a Lorent preso, que me explique. Vamos a sentarnos y vamos a hablar. Así sean 5 minutos, pero en 5 minutos él me puede decir muchas cosas. Y que me lo diga.

1:12:50

E: ¿Hay alguna frase que usted quiera decirle al presidente Maduro?

1:12:53

YS: Le quiero decir al presidente Maduro que, por qué no me escucha. Que el hecho que yo piense diferente a él, no soy su enemiga; soy venezolana, y él, es el presidente de Venezuela. ¿Por qué no me recibe?

1:13:24

E: Ya estoy terminando. Yo quisiera que usted me hiciera un favor, y me leyera esta carta que usted publicó hace dos días. ¿Usted me la puede leer? Diciendo “esta es una carta que el día lunes 20 de agosto se hizo pública, que me la dio Lorent” y que me explique, ¿cómo llegó esta carta a usted?

Aquí tengo el texto, eh. Es simplemente leerla

23:26

YS: Es bien larga, eh. Ayer me tocó leerla de nuevo. Y, es la forma en que tiene que uno hablarla ¿no? Porque esa es la carta de Lorent.

1:14:01

E: ¿Cuándo le dio él a usted esta carta?

1:14:03

YS: El domingo que fue la visita. Esto lo pasé el domingo, o el lunes, ya no me acuerdo.

1:14:16

E: Bueno, ¿usted me puede leer la carta? No sé si le sirve bien el tamaño, o si la tiene allí.

1:14:23

YS: Ya la tengo, vamos a probar con este teléfono. Con estos lente nuevos que tengo ahora. Tú me has hecho recordar muchas cosas, me has hecho llorar. Mira, esta entrevista para mí es dura.

Ay dios mío, ¿dónde está mi carta? ¿Quiere que la lea?

1:15:00

E: Sí, por favor.

1:15:01

YS: Ay dios mío. Aquí está. Ay señor, Dios mío.

Quiero compartir esta carta. Ah, no, de ahí no… ¿Esto va a ser editado?

1:15:23

E: Claro, sí.

1:15:25

YS: Bueno sí, es que yo estoy leyendo. Yo tengo que leerla. Quienes queremos cambiar al mundo; ¿desde ahí, verdad?

1:15:32

E: Dígame, por favor. Esta es la carta que me dio Lorent Saleh, el domingo 20 de agosto, y dice lo siguiente.

1:15:42

YS: Esta carta me la dio mi hijo Lorent Saleh el domingo.

Quienes queremos cambiar al mundo jamás nos damos por vencido.

Lorent Saleh, prisión política, SEBIN, Helicoide. Caracas, Venezuela. Agosto 2018.

Desde niño, mi sueño siempre fue ser poeta. Hacerme de las letras, hasta convertirme en poesía y trascender, dejando la materia. Y este es mi drama, mi padecimiento permanente, mi conflicto existencial, mi guerra conmigo mismo, y con mi yo más profundo, que se ve frustrado e incompleto. Es que voy fallidamente tras la poesía, y ese mundo de palabras que la política intenta arrebatarme, y quitarme de las manos. Nací en una tierra hermosa, donde se lavó la vida por completo, hasta borrarse el significado de la dignidad y el sentido de lo humano. Se desataron los demonios de la avaricia y el resentimiento. Se creció toda la intolerancia al libre pensamiento, con el objetivo de imponer, con fuego y hambre, un pensamiento único en medio de la polarización de los sectores dominantes. Usa la política para hacer lo malo y joderse, queriendo y sin querer, en lo más pobres. Entonces, como otro joven, terminé de cabeza consagrado en aquella romántica terquedad de querer cambiar el mundo en el que vivo. Ahora estoy acá, en una celda, desde hace algunos años. Y, mi madre, afuera en el portón, sufre y lucha como leona por mi regreso al hogar. Pase lo que pase, ella no se da por vencida, y no deja de creer, pues un amor de madre la proyecta al infinito. Desde la última vez que vi al cielo, y presencié el atardecer, hasta hoy, he vivido intensamente, he vivido más que nunca; aunque unos esperaban lo contrario. Me han golpeado en el alma y en el cuerpo, me han herido en lo más profundo, me han quitado muchas cosas. Muchas veces he querido morirme, al punto de cortar mis venas, y sentir descanso en cada gota derramada. También he deseado vivir, y he entrado en pánico al sentir la muerte tan de cerca. He vivido la soledad como un castigo, y como una bendición, al mismo tiempo. Me han apartado de todo, tanto tiempo que me llevaron sin remedio, a encontrarme con mi yo. Me metieron a una tumba fría, un poco más de dos años, y de ella salí vivo. Me llevaron a la Roca Tarpeya, y me metieron en una roca de concreto, en un lugar llamado helicoide. Soy testigo de torturas de mil formas y expresiones. He visto lo más grotesco de lo humano, y lo más hermoso, en medio de las desgracias. Hace mucho que dejé de ver la luna, pero aún hablo con ella. Y con ella, me conecto con el resto. De obstáculo en obstáculo voy ganando las batallas, aunque el cuerpo muchas veces me traicione. Luego de mucho más de tres años de traiciones, y la tumba, y la roca, de golpes en el alma y en el cuerpo, de muchas requisas, de quedarme solo, y de ver a tantos partir una y otra vez, de dos motines, y el aislamiento prologando, par de veces sin piedad. Sigo vivo, y vivo más que nunca. Par de veces sentir odio y ligero de equipaje, con agua, par de libros y resultó que soy finalmente libre, en lo que se suponía, debería ser cruel tormento. He encontrado muchas respuestas que pensé que nunca encontraría. Finalmente entendí que la libertad no se trata de poder tener, si no de no necesitar. Y que realmente solo pierde quien se rinde y que la clave está en perder el miedo a caerse, y en levantarse una y otra vez, con humildad. Que la celda es tan solo una caja, una idea en todo el universo. Esto no es un documento, ni una carta papel dirigida, no es un artículo, ni mucho neos mi opinión acerca de algo. Esto parte de la nada, es como un intento errático de mirarme desnudo y flaco, frente al espejo que no tengo. Mi poesía frustrada, que busca liberarme y que pelea con la política, y que me mantiene secuestrado. El síntoma de la enfermedad que padezco, y controla mi mundo; todo. Me hace ser quien soy. El lenguaje de la misma existencia que no lo logró. Desgraciar los empleados fieles del sistema. Mi más pura y vulgar realidad carcelaria, revelada en papel de contrabando. La rutina abstracta de un libertario, colocando en una caja un pequeño fragmento del yo, antes de partir. No sé cuánto dure, ni hasta dónde llegue, pero seguiré resistiendo, por amor y sin excusa.

Bueno, pa’ lante, verdad.

1:22:27

E: Bueno, ¿Se arrepiente de algo, usted? O sea, le dice a su hijo ¿Por qué hiciste esto?

1:22:36 No, no, no. Más bien, él ha dado tanto por el país. Dejó de ser joven para una familia, un hogar, unos hijos. No, no, no. Lo acompaño, y lo sigo. No hay ningún reproche

Entrevistador: Víctor Amaya

Fecha de la entrevista: 23/08/2018

Lugar de la entrevista: Residencia temporal de Yamileh Saleh, El Cementerio, Caracas.

Cantidad de audios: 1

Duración de la(s) grabación(es): 01:23:08

Material relacionado: Lorent, la oveja negra de los presos políticos

Vamos a corregir la palabra preso político. Yo creo que es rehén secuestrado de este gobierno

Yamilé Saleh

Madre de Lorent Saleh

Share
Translate »