Darwin Marrufo González

Laboratorista de la estatal petrolera en el estado Anzoátegui que fue despedido por su posición política. Pasó de tener una vida con abundancia a vivir de las colaboraciones que puedan obtener a través de redes sociales. Nunca pudo volver a regresar a la Refinería de Puerto La Cruz.

Audio completo y transcripción de la entrevista realizada por Giovanna Pellicani

Nombre del entrevistado: Darwin Ramón Marrufo González

Fecha de nacimiento: 7 de octubre de 1971

Edad al momento de la entrevista: 47

Género: Masculino

Nivel de educación: Superior (Instituto)

Ciudad: Guanta

Municipio: Guanta

Estado: Anzoátegui

Región: Nororiental

¿El entrevistado es víctima directa de algún incidente relatado?: 

Fecha o rango de fechas del incidente mencionado en la entrevista: 2004

Temas de derechos humanos relacionados: Salud/Alimentación

Tipo de violencia (si aplica): Psicológica, política

Agresor: Gobierno

Consecuencias de los hechos relatados: Salud mental y conductual

Transcripción

[00:01 – 00:30]

Darwin Marrufo: Mi nombre es Darwin Marrufo, pasé de tener una vida estable económicamente a vivir de solicitar ayuda a través de redes sociales para poder enfrentar mi día a día, para poder enfrentar mi problema de salud.

[00:32 – 01:07]

Yo fui uno de los despedidos del paro cívico durante el 2002-2003, salí en la lista de los despedidos de Pdvsa el 7 de febrero, después que me prohibieran la entrada a la refinería de Puerto La Cruz, en el área de laboratorio donde yo trabajaba.

[01:10 – 02:06]

Ahorita después de varios años donde en un principio pude trabajar en algunas empresas, llegó el momento en que ya no puedo debido a mi situación de salud actual. Eehhh… Yo cuando salí de Pdvsa, no es que yo era rico como mucha gente pensaba de que se hizo creer la idea de que éramos 20 mil gerentes despedidos de Pdvsa, yo apenas era un empleado de nómina mensual mayor como muchos otros

[02:07 – 02:37]

De alguna u otra forma, por estar en contra de la politización de la industria, nos sumamos a la huelga general o nos prohibieron la entrada a la empresa por ser considerado que no estábamos en el proceso, por no ser confiable

[02:38 – 03:40]

Había logrado tener una casa, un apartamento, me di el gusto de cambiar carros aproximadamente cada año, no carros nuevos, carros usados, pero llegué a tener 11 años en la empresa y 11 años en que mi situación económica estaba completamente muy bien, sin llegar a los extremos de riqueza, porque desde que me casé primero compré una casa en una fundación muy popular de Barcelona y luego logré comprar un apartamento en Guanta, prácticamente en el centro de la ciudad.

[03:44 – 04:27]

Cuando fui despedido de la empresa un grupo de compañeros tomamos la idea para ayudarnos montamos un pequeño mercado en Playa Mansa en Lechería y en ese mercado se vendían productos de primera necesidad, más que todo alimentos, en mi caso, junto a otro amigo decidimos comprar y vender pescado.

[03:29 – 04:56]

Con una pena inmensa, yo nunca en mi vida había vendido nada y en verdad fue enfrentar la condición de esta nueva realidad que tenía que era de haber pasado de ser una persona que contaba con un 15 y un 30, una utilidades y vacaciones, que tenía una caja de ahorro, a ser una persona que tenía que subsistir con lo que hiciera a diario.

[04:58 – 05:35]

Vendí pescado aproximadamente como unos cuatro o cinco meses hasta que un día fui a cumplir con un compromiso en un restaurante para llevar una carga de pescado y marisco y la camioneta que tenía tuvo un corto circuito y se me quemó. Perdí la mercancía, perdí la camioneta y me tocó entonces enfrentar otra nueva situación.

[05:36 – 06:07]

Ya no tenía el ingreso diario sino que tenía que ingeniármelos, bueno, me tocó ir a la casa de un hermano de un excompañero de trabajo a ayudarlo a vender periódico, café, revistas y a pesar de que no percibía un sueldo como tal, él me ayudaba con alimentos

[06:08 – 06:24]

Yo iba a la casa de él y èl me ayudaba, yo lo ayudaba a vender durante toda la mañana periódico y él me ayudaba con alimentos para yo poder traer algo de comer a mi casa

[06:25 – 06:26]

Giovanna Pellicani: ¿Por qué no pudo entrar nuevamente a la empresa estatal?

[06:27 – 07:16]

DM: Al principio pude trabajar como obrero en el Complejo Petroquímico de Jose, pero luego comenzó a arreciar la persecución en contra de nosotros, nosotros hemos sufrido a través de estos años un aparté, donde no se nos reconoce nuestros derechos laborales, donde vamos a trabajar y tenemos que pasar por una serie de filtros como el filtro de los despedidos de PDVSA, lista Tascón el filtro de no estar inscrito en el partido de gobierno.

[07:26 – 08:03]

Hasta el punto de llegar a trabajar a alguna empresa contratista y ser devuelto porque no puedes entrar a la empresa petrolera por el simple motivo de ser despedido de PDVSA. Yo en los últimos años al no conseguir empleo tenía que buscar cómo traerle comida a mi familia.

[08:05 – 08:34]

Empecé a vender cosas que tenía en la casa como congelador, micro ondas, extractor de jugos, purificador de agua hasta que logré reunir con ayuda de mi familia y compré un carro, desde entonces me dediqué a taxiar.

(08:35 – 09:19]

Me iba bastante bien, por lo menos teníamos que comer, cómo ayudar a los estudios de mis hijos y ayudar a mi esposa y padres que son de la tercera edad y contaban con mi ayuda, mi hermano menos tampoco trabajaba y tenía que ayudarlo y mi hermana que estaba desempleada con dos niñas y también yo la ayudaba.

[09:20 – 09:57]

Después de unos años trabajando y ejerciendo el oficio como taxista fui cambiando de carro, echándole mucho pichón, trabajaba desde las 7:00 am, descansaba un rato en la tarde y volvía a salir a la 1:00 o 2:00 am, buscando como ahorrar dinero para poder comprar un carro mejor y poder ayudar a mi familia.

[09:59 – 11:09]

En el año 2012 un sábado 30 de junio, salí a trabajar en la tarde como todos los días y en el primer servicio que realicé monté a dos personas en el Paseo Colón para traerlos a Guanta y en el sector de la redoma de Guaraguao sacaron unas pistolas, me secuestraron alrededor de unas cinco horas, me amordazaron, me golpearon y me dejaron en una zona boscosa entre el estado Sucre y Anzoátegui

[11:11 – 12:10]

Después que me amordazaron y me tiraron en un barro porque la noche anterior había llovido bastante, los asaltantes pedían que les entregara un dinero que no tenía, un teléfono inteligente que tapoco tenía y uno de ellos se molestó porque solamente me iban a robar el carro y necesitaban dinero y teléfono, bueno me amarraron y me dijeron que me iba a morir, que me iban a conseguir piche en cinco días, que broma que me iban a matar por nada porque no tenía un teléfono bueno y…

[12:11 – 12:35]

…fue en ese momento cuando tirado en el piso en el medio de la noche porque ni sabía que hora era que escuché un disparo y luego escuché el carro cuando se marchaba, en verdad no sé cuánto tiempo estuve allí en el barro porque ese momento un minuto parece una hora y una hora parece un minuto.

[12:36 – 12:54]

Estuve agonizando, llegó un momento que dije gracias a Dios ya me mataron y ya no voy a estar más pendiente de la política ni nada, pero luego me enfrenté con la realidad de que no había muerto pues, me habían dispararon, pero no me dieron.

[12:55 – 13:30]

Yo venía ya de sufrir un infarto unos años antes y ya salud se me estaba deteriorando con eso y ahora con esta situación me encontra en una zona que yo no sabía dónde estaba, una zona oscura a altas horas de la noche y el hecho de enfrentarme a la realidad de que con lo que yo me ganaba la vida, mi herramienta de trabajo me la habían quitado.

[13:31 – 13:50]

y que ahora además de que ya venía con el infarto, había sufrido unos golpes y además me habían quitado mi herramienta de trabajo fue bastante fuerte

[13:51 – 14:30]

A raíz de ese secuestro hubo que operarme porque me lastimaron el testículo derecho, recibí golpe en el páncreas y vesícula y hubo que operarme de eso, desde ese momento comencé a sentir miedo, todas las personas raras se me parecían a los secuestradores.

[14:31 – 14:59]

Yo ese día fui rescatado casi a las 11 de la noche desde las 4:00 de la tarde que me habían secuestrado, gracias a unas personas que logré llegar a la casa de ellos y allí no había señal de teléfono celular, la persona tuvo que bajar a una zona poblada para poder llamar a la policía que fue que subió a rescatarme.

[15:02 – 15:57]

Luego comencé a sufrir de fuertes dolores en la espalda a nivel de la columna, se confundió al principio con cólicos nefríticos y que a la final resultaron no ser, el problema estaba a nivel de la columna que por los golpes sufrí lesiones en la parte dorsal de la columna y la lumbosacra que poco a poco fue generando un proceso degenerativo en los huesos de la columna.

[15:58 – 16:32]

Y ahora sin carro, sin poder caminar bien, el carro se perdió, fue encontrado desvalijado y yo perdí todo. Ya sin herramienta de trabajo, con la salud deteriorada era difícil conseguir empleo.

[16:33 – 16:40]

GP: Comentaba que había cancelado un carro y llegó un momento en el que se le pidieron.

[16:41 – 17:35]

DM: Uno de los carros con los que comencé a trabajar, comencé con una persona que me dio un carro con opción a compra que me dio el carro a pagar a tres años y después d e20 meses me salió con que el carro era alquilado y bueno fui estafado por el simple hecho de creer en la buena voluntad, luego pude comprar otro carro que fue el que me robaron

[17:43 – 17:50]

GP: ¿Cuál era su cargo dentro de PDVSA, estaba bajo la responsabilidad de quién?

[17:51 – 18:28]

DM: Yo trabajaba en PDVSA en el área de laboratorio, área de evaluación y caracterización de crudo, luego pasé al área de instrumentación de laboratorio y últimamente estaba en la parte de ensayo físico y crudo, estaba bajo el cargo de superintendente la señora Leidy Reyes y bueno ocupaba el cargo de laboratorista integral

[18:29 – 18:59]

Comencé a trabajar allí en el año 1991, después de haber sido seleccionado por mis notas y salir egresado en especialidad de hidrocarburos y a mi nunca me preguntó nadie si yo era político o pertenecía a un cargo político ni nada, yo entré a PDVSA por mis notas esencialmente y por el buen desempeño que tuve durante mis pasantías

[19:00 – 19:06]

GP: Notó algo irregular durante su tiempo en el laboratorio de PDVSA

[19:07 – 19:10]

Bueno cuando yo…

[19:11 – 19:11]

GP: ¿Fue inducido a cometer algún tipo de irregularidad?

[19:12 – 20:08]

DM: No. En el momento en el que llegó al poder el expresidente Hugo Chávez, comenzamos a notar que la empresa se politizaba, entrega de cargos a personas sin preparación, a personas que no merecían esos cargos y esos fueron las cosas que nos motivó a comenzar las protestas. Al principio comenzamos con cascasos en el área de comedor, luego pintas a los carros. Yo puse en mi carro que no le regalaran más petróleo a Cuba

[20:09 – 21:17]

porque Venezuela necesitaba ese crudo que se estaba regalando a Cuba. Comenzamos a ver que se estaba dando crudo y productos a países que pasaron a llamarse Petrocaribe, fue una forma de pago muy irregular. 20 años para pagar y un 2% y eso iba en detrimento no de PDVSA sino de la nación y eso fue una de las cosas que nos motivó a comenzar las manifestaciones porque no queríamos que la empresa se politizara, porque si ocurría íbamos a caer en lo que tenemos hoy

[21:18 – 20:55]

Nosotros fuimos despedidos aproximadamente la mitad de la platilla de los trabajadores de PDVSA y en ese entonces producía casi tres millones de barriles de petróleo diario de petróleo y la gran mayoría de ellos eran vendidos casi de contado, pago a 30 días principalmente a nuestro mercado a EEUU y algunos países de Centro Amércia y El Caribe.

[21:56 – 22:36]

Pasamos a ser los 20 mil trabajadores despedidos de PDVSa a ser casi 100 mil trabajadores que en la actualidad en vez de aumentar la producción de petróleo como teníamos nosotros el plan de trabajo a futuro, teníamos previsto que para el año 2010, Venezuela tenía que estar produciendo entre cinco mil y seis mil barriles de petróleo.

[22:37 – 23:43]

El petróleo estaba en un máximo de 20 dólares el barril y el costo de producción estaba alrededor de dos a tres dólares por barril y llegó un momento en el que el barril llegó a costar más de los 100 dólares por barril y en vez de ahorrar ese dinero lo que hizo fue mal gastarse en falsas promesas al pueblo porque decían que todo era para mejorar la calidad de vida, la igualdad social y nos igualaron pero hacia abajo porque ahora casi el 80% de la población es pobre, ya desapareció la clase media

[23:44 – 24:33]

Y ahorita en los actuales momento PDVSA tiene una producción promedio de un millón o un millón y medio de barriles diarios de petróleo y con un petróleo de 60 dólares el barril no alcanza para mantener la nación, aquí ellos se afanan de decir que PDVSA apoya el gasto social pero ese no es el trabajo de PDVSA el trabajo es producir, refinar y exportar petróleo crudo y sus derivados

[24:34 – 24:59]

Todos esos dólares que entraban a PDVSA iban al Banco Central y el Banco Central se encargaba de las famosas reservas internacionales, pero bueno se encargaron de comerse las reservas y ahora el dinero que está circulando es dinero inorgánico porque no hay nada que lo respalde.

[25:05 – 26:00]

Cuando comenzó la politización dentro de la industria nosotros nos vimos, bueno obligados a aceptar ciertas cosas que no teníamos como era el caso de comenzar a asistir a ciertos mitin cuando en verdad nadie, nunca ningún presidente nos exigió ir a alguna marcha o manifestación, pero luego comenzó la politización y llegamos a donde estamos

[26:05 – 26:08]

GP: ¿Qué pasó con su liquidación?

[26:09 – 26:59]

DM: Nosotros al ser despedidos, por lo menos la nómina mensual menor teníamos inamovilidad vigente para ese entonces y para hacerlo tenían que cumplir con una serie de requisitos como citarnos, avisarnos, llevar caso ante inspectoría del trabajo, pero fuimos despedidos a través de un medio de comunicación, en mi caso a través de un lista en Últimas Noticias.

[27:00 – 27:59]

Nunca se nos pagó nuestras liquidaciones, caja de ahorro, fonde de jubilación, más bien nos causaron de ser golpistas y de daños a la nación y en algunos casos querían cobrarnos para resarcir los daños. En aquel entonces del contrato colectivo vigente y el que está ahorita dice que la empresa debe pagarnos en máximo de 30 días sino debe pagar tres días de salario por cada día que no nos paguen.

[28:00 – 28:50]

En mi caso ya yo tengo 15 años despedido y nunca me pagaron mi liquidación y eso fue también un duro golpe para mi familia porque al principio contábamos que se iba a pagar, metimos abogados, fuimos a tribunales, nos violaton nuestros derechos constitucionales a un juicio justo y parcial, mi caso llegó al Tribunal Supremo de Justicia, donde un Magistrado dijo que nuestro caso no lo podría resolver el poder judicial

[28:51 – 29:30]

Nosotros como venezolanos que nuestra constitución dice que tenemos derecho a un juicio laboral y tuvimos que recurrir a la inspectoría de trabajo que es nombrado por el ministro de trabajo y a este lo nombra el presidente por eso nuestros casos fueron archivados y hasta la fecha no ha habido ningún pronunciamiento por parte de la inspectoría de trabajo. Perdimos todo, perdimos todo

29:31 – 29:33]

GP: ¿Cómo ha hecho para sobrevivir hasta ahora, mantener su hogar, comprar sus medicamentos?

[29:34 – 30:14]

DM: A raíz de todo esto yo, después de los golpes y secuestro, yo comencé a sufrir ataques de pánico, crisis depresiva, un insomnio que no dejaba que durmiera y en 15 días llegué a dormir sólo ocho horas, me estaba volviendo paranoico, psicótico, comencé a sufrir de trastorno obsesivo compulsivo.

[30:16 – 30:46]

Y comencé a sufrir convulsiones. Al principio me vieron neurocirujanos, neurólogo. Todos me podían tratamiento diferente, pero nunca nadie me dijo que estaba sufriendo de epilepsia. Hasta el año pasado que tuve la convulsión más larga de más de tres horas, cuatro horas o algo así.

[30:47 – 31:11]

Mis hijos me consiguieron tirados en el piso de la cocina inconsciente. Hubo que llamar a Protección Civil Guanta y llevarme al hospital César Rodríguez de Guaraguao, casualmente muy cerca del edificio sede de PDVSA y allí no había ningún tipo de medicamento anticonvulsivo que ponerme.

[31:14 – 32:16]

Mi esposa y mi papá tuvieron que dar carreras para poder conseguir dos ampollas de epamin y media botella de suero usada para que yo recobrara la conciencia y luego de eso me remitieron a un neurólogo, me evaluó, me mandó a hacer exámenes nuevo y comparó resultado de todas las resonancias magnéticas nuevas de la columna y cerebro y bueno allí fue donde me dijo que yo tenía un daño en el cerebro, lóbulo parietal derecho y tenía proceso degenerativo, progresivo e incapacitante.

[32:17– 33:17]

Yo pensé que todo esto era a causa del secuestro, pero el neurólogo cuando me vio pidió evaluación psiquiátrica y esta me diagnosticó estrés postraumático y me diagnosticó demencia, pérdida de la memoria de fijación, posiblemente un alzheimer prematuro

[33:18– 34:03]

Soy un hombre de 46 años tengo problemas de memoria, a veces digo palabras que no debo decir porque no tienen sentido, otras veces tengo… No hayo como explicarme ni cómo hacerme entender. Hay palabras que sé cómo se escriben, sé cómo se pronuncian y no las puedo escribir.

[33:18– 34:38]

Cuando comienzo a estresarme o sentir ansiedad se me duerme la mitad de la cara o comienzo a temblar, ya no soy tan hábil como lo era antes y todo esto pensé que era por el secuestro, pero ya con varias evaluaciones de la psiquiatra me dicen que esto es por la salida de PDVSA.

[33:39– 35:24]

En los actuales momentos mi vida gira alrededor de seis medicinas que debo tomar desde que me despierto en la mañana hasta que me acuesto en la noche. Debo tomar un anticonvulsivo que no se encuentra en el país que se llama Lamotricina de 100 miligramos, debo tomar 200 miligramos diarios y en Venezuela no se consigue y tengo lamentablemente que importarlo en EEUU me cuestan 80 dólares y el envió 20 dólares más hasta Caracas.

[35:25– 36:05]

El tratamiento de un mes de lamotrigina en Colombia son más de 160 mil pesos como 200 millones de bolívares o algo más. Nada más del anticonvulsivo. Tengo que tomar ansiolítico que se llama clonasepan para poder dormir mezclado con ketiapina que es un conductor de sueño, pregabalina de 150 miligramos .

[36:06– 36:38]

Yo para dormir en la noche debo tomar Clonaepan, Ketiapina, pregabalina y la segunda dosis de la motrigina. Con una sola de estas medicinas dormiría una persona normal, sin embargo yo tomo eso y hay días que duermo y otros que no. A veces sueño que me duele la columna y cuando despierto me duele.

[36:39– 36:57]

El hecho más cercano fue para amanecer el domingo que con todo eso me desperté del dolor que no podía, mi esposa daba carreras en el cuarto. Mi hijo, porque el dolor es muy fuerte.

[36:57– 37:02]

GP: ¿Cuál es el calmante y dónde se consigue?

[37:03– 38:57]

Debería ser la pregabalina que es calmante y es antiepiléptico. Llega tan poca cantidad a las farmacias y grandes cadenas y está por encima del millón de bolívares de 14 pastillas y clonasepán mi papá compró 30 días de tratamiento 600 mil bolívares, mi hija en mayo en tres millones y medio y ahorita más de seis millones. Tengo que tomar un antidepresivo que se llama certialina y la última vez costaba diez pastillas como un millón de bolívares. La medicina para la demencia memantina me la aumentaron y se compró en Barquisimeto.

[38:58– 39:13]

GP: Cómo hace usted. A qué hora se levanta para manejar sus redes, cuántas horas pasa manejando sus redes para conseguir sus medicamentos

[39:16– 40:21]

Bueno yo duermo después de tomar las dosis de pastillas a las 8:30 pm, ya a las 9:30 pm yo estoy durmiendo y a las 8:00 am me despierto, me aseo, desayuno, me tomo las primeras dosis, reposo porque son fuertes y a las 10:00 am estoy, si el internet me lo permite, comienzo a escribir por Facebook y Twitter.

[39:16 – 41:05]

Le he escrito a personalidades venezolanas y extranjeras a Katherine Fullop, Maria Conchita Alonso, a Nacho, a Fundaciones que me han ayudado, pero esta enfermedad debo conseguir medicamentos permanentemente y todas las medicinas se consiguen de a cajita y debo luchar para conseguir las demás cajas

[41:06 – 41:18]

Cuando no tomo el anticonvulsivo o bajo la dosis siento un dolor en la cabeza y lo otro que recuerdo es cuando me dicen que tengo un espasmo y ya, convulsioné

[41:19 – 41:21]

GP: ¿Todos los medicamentos lo consigue a través de ayudas que obtiene a través de las redes sociales?

[41:22 – 41:43]

DM: Generalmente hay gente que me ayuda económicamente y compro por lo menos el clonacepan que es psicotrópico que es difícil conseguir fuera de Venezuela y cada vez que voy cuesta dos millones más

GP: ¿Y cómo hace para los gastos de comida, estudios de sus hijos?

[41:51 – 42:41]

DM: Bueno por lo menos mi esposa trabaja y lo que gana en un mes de sueldo no alcanza para comprar un pollo o medio cartón de huevo, entonces hay un amigo que es como mi hermano que está fuera de Venezuela y se encarga de la educación de los dos hijos mayores, el menor estudia en un colegio público porque no podemos pagar el colegio privado.

[42:42 – 43:47]

Porque no es nada más pagar el instituto o pagar el liceo es también el pago de útiles, lo que necesitan, la comida. Muchas veces mi esposa y yo hemos tenido que bajar la ingesta de comida para poder darle a ellos para que desayune, paguen el pasaje o sacar una copia

[43:48– 44:01]

Tengo una cuenta Pay Pal donde a través de redes sociales escribo a ciertas personas para que ayuden. Muchos creen que es una estafa o algo así. He querido crear coffe mil, pero no he podido para conseguir dinero fuera de Venezuela.

[44:02 – 44:03]

GP: ¿A quién hace un llamado?

[44:04 – 45:04]

Yo hago un llamado a las autoridades venezolanas y llamado a los políticos de oposición y oficialismo. Yo soy venezolano y tengo tanto derecho como el de cualquier ministro a la seguridad, a que mis hijos estudien, tengo derecho a la comida y no una caja de Clap cada tres meses. Yo no puedo vivir que el gobierno me de medicina cada cuatro meses porque me puedo morir, cada vez que tengo convulsión mi cerebro sufre y yo sufro convulsiones catatónicas y en una de estas puedo morir, tengo niño de nueve años y una nietica de 15 meses de nacida.

[45:05 – 45:50]

Yo necesito ayuda por eso.. he recibido ayuda de gente que yo ni conozco, gente de quien solo se un apodo y por quienes me puedo llevar un pan en la boca. Mucha gente despedida de PDVSA me ayuda y otros que se fueron de Venezuela me mandan 10 millones y creen que es un platerío porque tiene mucho tiempo que se fue de Venezuela.

[45:51 – 46:29]

Diez millones de bolívares o compro una caja de medicina o como. Es mi bienestar o el bienestar de toda la familia y muchas veces dejo de comprar para poder comer. Yo hago un llamado a quien me pueda ayudar.

[46:30 – 46:31]

GP: ¿Cuál es su cuenta en Twitter?

[46:32 – 46:29]

DM: Es @damarrgom Facebook. Darwin Marrufo y Twitter @darwinm teléfono: 0424:8670049 el que quiera ayudar económicamente con medicinas se puede poner en contacto conmigo y se lo agradecería en el alma porque sé que muchas personas están sufriendo esto, pero este es mi caso, tengo una enfermedad crónica degenerativa y si dejo de tomar mis medicamentos puedo empeorar. Yo quisiera ver a mis hijos graduados, no me fui del país teniendo fe en Venezuela y que haya tenido que llegar a esta situación de no tener mis derechos es triste.

Entrevistadora: Giovanna Pellicani

Fecha de la entrevista: 6/07/2018

Lugar de la entrevista: Residencias El El Puerto Torre B. Guanta – Estado Anzoátegui.

Cantidad de audios: 1

Duración de la(s) grabación(es): 50:38

Material relacionadoVoces del desamparo

Por estar en contra de la politización de la industria, nos sumamos a la huelga general o nos prohibieron la entrada a la empresa por ser considerado que no estábamos en el proceso, por no ser confiable.

Darwin Marrufo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share
Translate »