Ana Cecilia Canelón Scirpatempo

Hermana menor de Gruseny Antonio Canelón Scirpatempo, asesinado por Guardias Nacionales durante las protestas antigubernamentales del año 2017

Audio completo y transcripción de la entrevista realizada por Keren Torres Bravo

Nombre del entrevistado: Ana Cecilia Canelón Scirpatempo

Fecha de nacimiento: 17/06/1990

Edad al momento de la entrevista: 28

Género: femenino

Nivel de educación: Superior (Universitaria)

CiudadCabudare

MunicipioPalavecino

Estado: Lara

RegiónCentroccidental

¿El entrevistado es víctima directa de algún incidente relatado?: No

Fecha o rango de fechas del incidente mencionado en la entrevista: 11 y 13 de abril de 2017

Temas de derechos humanos relacionados: Vida

Tipo de violencia (si aplica): política

Agresor:  Organismo militar.

Consecuencias de los hechos relatados: Físicas, salud mental y conductual

Transcripción

Primera parte

Ana Canelón, hoy es viernes 17 de agosto, a las 7:10 de la noche. Ana, comenzamos un poco, para que nos hables de Tony, de tu hermano… ¿cómo era Tony?

El era un muchacho muy alegre, comprometido con todo lo que se proponía, sea trabajar, acompañar a alguien a hacer cualquier cosa, familiar, tenía demasiado amigos. Era muy hiperactivo, no podía estar quieto, él tuvo un accidente automovilístico hace años y ni así lo tuvimos quieto, ni sedado... él era deportista, estudió en la UCLA y fue atleta de selección nacional ahí, en waterpolo, practicaba basket, fútbol, béisbol. Fanático de los Guaros de Lara, de los Cardenales, tenía mucha identidad en ese sentido, era barquisimetano, amaba a su tierra, por decirlo así y bueno era muy unido a la familia, le gustaban las fiestas aunque no tomaba.

Creo que después del accidente que tuvo, le decían que iba a quedar paralítico porque tuvo unas fisuras en las vértebras y el doctor dijo que la manera como se recuperó fue sorprendente, por eso mismo, porque era atleta y porque nunca consumía alcohol ni ninguna otra sustancia que pudiera dañar su organismo.

Después sí aprendió a tomar, ique, porque tomaba dos smirnoff y ya tenía uno que llevárselo a dormir porque ya estaba ebrio, pero sí era muy compañero, muy social, muy rumbero, fue modelo, ganó el Mister Teen Turismo, participó en otras academias.

Y luego tuvo su novia, Ana Cristina y ya ahí se centró más en su relación que en los otros aspectos que había tenido antes en su vida. Era muy trabajador, le gustaba invertir aquí, allá, hacer cosas nuevas, nuevos proyectos, tenía muy buenas ideas y bueno eso desde su parte general, todo lo que hacía.

¿Él había estado en las protestas del 2014?

Bueno, qué si había estado en las protestas de 2014, en realidad no sé, porque yo en el 2014 estuve entre la Fiscalía y irme a Caracas a trabajar… no estuve muy pendiente de eso. Creo que cuando fueron las protestas del 2014 yo estuve en Caracas.

Pero no era más que todo las protestas lo que le gustaba, era la situación que vivía cada persona en su casa, era la inconformidad con la situación del país, era la misma libertad de un joven de querer vivir lo que antes vivían: la seguridad.

Yo recuerdo que cuando estaba pequeña ellos salían a fiestas cerca y regresaban a las 3:00 de la mañana caminando y no pasaba nada. Pues querer volver a vivir esas mismas cosas, esa inconformidad era.. que si salía a tirar a piedras… creo que manifestaba día a día cómo lo hacemos muchos en una cola, con solo quejarnos, de todo lo que está sucediendo actual y lo que viene sucediendo desde hace tiempo, porque ahorita es porque estamos al borde… y sin embargo seguimos soportando. Pero era eso mismo, era quejarnos, era compartir de vista con otras personas, siempre desde el diálogo, él respetaba los puntos de vista de cualquier persona y siempre tenía en todos los aspectos, desde políticos hacia un tilde hacia el gobierno como hacia lo contrario y mantenía una amistad sana con cualquier persona, indiferentemente de su preferencia política, eso nunca hizo que él dividiera sus amistades, de por sí en sus misas, a las que siempre vamos, va un creo que es un Coronel que fue muy allegado a él y que él quería muchísimo, y él es totalmente chavista, por decirlo así, y Gruse no es que no era, sino que tal vez no le gustaba cómo se estaban haciendo las cosas actualmente.

¿En las protestas del año, cuando se iniciaron, ustedes sabían que él estaba allí participando, cómo se enteraron? Ustedes contaron que él se iba de viaje a Carora porque era Semana Santa y no se fue

Él no estaba participando en las protestas del 2017, eso sí lo sé porque yo estaba aquí, de por sí, dos meses antes de lo sucedido, pues nosotros andamos muy unidos, en el sentido de salir, rumbear, ir comer, ir a un bingo, todos esos compartir… y él no estaba en eso, porque casualidad se lo comentó a su novia “Ana Cristina yo no puedo salir aunque esté en desacuerdo con la situación del país, porque hay muchas personas infiltradas, hay de todos los bandos y están buscando es dañar a las personas y yo no puedo salir a manifestar si no estoy de acuerdo de lleno con uno y con el otro”.

Ese día, él dejó la camioneta en el taller, que se la recibieron porque estaba chocada y la novia lo llamó porque no le prendía el carro y él le dijo que se iba a ir de una vez a Carora, un tío lo dejó en el Elevado porque no había paso y se fue caminando a la urbanización.

El entra y reconoce a varios de sus amigos ahí en el sector y entra a la urbanización y los muchachos le dicen que saliera un rato “sal, que no sé qué, para que echemos cuento, estamos aquí un rato”... como grupo. Él “ah bueno, no sé”. Llama a Ana Cristina y le dice “no Ana, yo no voy a ir, eso está muy trancado para subir al Terminal, pa´ agarrar carro hasta Carora, yo mejor hago la maleta y me voy mañana temprano”. Hizo la maleta y pues se le ocurrió la gran idea de salir y salió con sus amigos.

Y bueno, entre varias versiones que hay, a un muchacho lo agarran ahí, creo, y él sale como a convencer al guardia “conchale, déjalo quieto, ellos están tranquilos ahí, tu haz tu trabajo hasta tu punto y déjanos aquí”, entonces en una de esa sueltan los muchachos y entran los camiones hacia abajo, la urbanización tiene una bajada, hasta los portones y empiezan a lanzar perdigones y toda la cosa y se alborota eso ahí. Él como estaba en la parte de la acera hacia afuera, en vez de correr hacia adentro de la urbanización, corre hacia afuera, junto con otro grupo muchachos, en dirección hacia el Elevado de manera de huir por cualquier lado, él se quita los zapatos para salir a correr y deja los zapatos ahí en el sitio y sigue. Bueno, según cuentan los muchachos, estaban lanzando perdigones generales, así a lo lejos pues, y se acercó un motorizado, un funcionario de la Guardia motorizado con parrillero y le acercan una escopeta aquí en el costado y le dan en contacto con la piel, ahí es donde entra el perdigón a su cuerpo, la primera cápsula, porque a él le consiguen una cápsula completa de un extremo y a ella explota dentro del cuerpo, ni siquiera sale, ahí detienen a varios muchachos, muchos de ellos lo reconocen, porque él era muy fácil de reconocer, no era tan común sus rasgos … y bueno lo llevan al Elevado donde está el camión, junto con otro grupo de muchachos, ahí lo golpean las femeninas y los hombres, hasta que llega un Guardia Nacional herido y una de las mujeres menciona que si el guardia se muere se iban a morir a todos, eso está en las entrevistas del expediente, por eso es que lo narro, este bueno, ahí es donde deciden, después que los tienen varias horas golpeándolos, a él y a los otros muchachos llevárselos a X sitio, no se sabe, él con su celular envió una nota de voz con su celular, a un vecino de la urbanización de enfrente, Santa Cecilia, halen voy herido, voy al Hospital Militar, porque era lo que se imaginaba “son militares, me llevan al Hospital Militar”, pues eso no es lo que sucede, se los llevaron al comando, ahí los siguen torturando, hasta que llega un momento que llega un superior, lo sacan de ahí y al rato , al pasar un tiempo, los muchachos, los que son testigos, escuchan que prenden un vehículo y no saben más nada. Claro, cuando llega el funcionario, el menciona que está herido, que está herido, que lo lleven a un hospital, y bueno, se lo llevan, lo retiran a él de ahí, y como 20 minutos después es que encienden el... 20, 40 , ellos no saben determinar bien, porque ellos estaban con los ojos tapados y atados... a los pilares y los seguían golpeando y golpeando y golpeando.

Bueno, él llega al Hospital, llega con dos custodios, que supuestamente no saben absolutamente nada de donde lo traen, qué sucedió, nada… llega con dos, este, impactos, los dos fueron de contacto, osea que fueron piel con la boca de la escopeta, uno de un costado y otro del otro. Uno de perdigones chiquitos de plástico, polietileno, transparente, creo que eran 69 o 96, no recuerdo, algo así el número… y otro que tiene cuatro perdigones grandes, que son de hierro, que son unas metras de hierro, bueno, los dos cartuchos está dentro del cuerpo, todos los perdigones están dentro del cuerpo.

Tenía evidencias en el cuerpo del maltrato físico, horrible, entre esos golpes, le dieron aquí con el punzón (señala la frente) porque tenía un golpe... toda la mandíbula y los dientes los tenía partidos, eso era un desastre lo que hicieron… la cara aquí aquí la tenía partida (señala el pómulo derecho), por detrás, por la espalda tenía unos golpes, que cuando estaba en UCI pues se lo drenaban con gasa y a la enfermera le entraba todo el puño con gasa ahí, porque era muy profundo con las botas de los militares... bueno, tortura en todo su cuerpo, llegó al Hospital consciente, había perdido mucha sangre porque ya llevaba como cuatro horas desde que lo agarraron en el Elevado… después lo en el Hospital le dice al muchacho que le hace las placas, lo abraza y le dice que no pasen los guardias que necesito hablar contigo, y el muchacho no deja pasar a los guardias… entonces él le da el número de teléfono Ana Cristina, su novia, y él le dice por favor llama a su novia y dile que me robaron su teléfono, el reloj, todo lo que tenía, la cartera… a la final solo aparece la cartera y la cédula, en el Hospital, y él le dice a ella que lo tenían torturándolo, que le dispararon, que lo metieron en otro cuarto y le dispararon, le dice al muchacho y el muchacho sale de ahí y llama a mi cuñada.

Yo estaba llegando aquí, porque las guarimbas y eso era difícil llegar a mi casa. Me llama mi cuñada y me dice Gru está en el Hospital y está herido, es lo único que me dice, yo estaba llegando en tacones, porque soy abogada y este así mismo a quien me había traído lo llamé, me vino a buscar y subimos al Hospital. Cuando llegué todavía estaba consciente, estaba en una camilla de metal y le pregunté Gru, que te pasó y me dijo me hirieron los militares de la Guardia Nacional y no puedo respirar, llama a la doctora y al doctor, ellos me van a ayudar, no me van a dejar morir… yo le pregunté cómo te sientes “solo me cuesta respirar, pero estoy bien”. Entonces la muchacha que era doctora que estaba ahí, creo que son los que están haciendo pasantías, le dice bueno te vas a sentir mejor y le abre por aquí unos huequitos con unos tubitos (señala los costados), sin anestesia y sin nada, por supuesto.

[Recuerdo de accidente pasado] Yo lo ví cuando él tuvo su accidente y él se voló esto, este lado y este lado (señalando ambos lados del rostro) y esa vez que lo vi estaba tan desfigurado y tan hinchado que no era él, yo me desmayé, después cuando salí pude soportar la situación y a los días fue que entré a verlo…

[Vuelve a la vivencia del 2017] Cuando lo vi en ese momento me mareé y no pude estar más tiempo ahí. Le dije “Gru, me voy a salir porque me siento mal, vas a estar bien, aguanta, tu pudiste anteriormente, vas a poder con esto”. Y el me dijo “tranquila, sí, yo voy a estar bien, yo me siento bien... yo estoy bien”. Yo salí y entró mi tío. Los guardias cuando yo llegué que quería entrar no me dejaban entrar y yo le dije “¿por qué no me pueden dejar entrar? Él es mi hermano y dónde está el informe de que él está en calidad de detenido” y de una vez les dije “¿ustedes ya notificaron a la Fiscalía que él está en calidad de detenido?”, entonces ahí se dieron cuenta y me dijeron “Bueno, pase, pase”, después no querían dejar pasar a mi tío, que llegó después, hasta que lo dejaron entrar. Él también habló con él.

Este... ahí se enteró todo el mundo, las redes, todo el gentío, lo subieron a pabellón porque lo conocían y no sé qué… bueno, cuando entraron a pabellón, ehh, por un amigo que era amigo que él, si me había dicho “Ana, aguanta la pela, porque tu hermano... no está sencilla la situación, están muy afectado todos sus órganos. Lo abrieron y lo cerraron”. Bueno, los médicos salieron y nos dijeron otra cosa.

Bueno, ya se hizo la primera operación, tratamos de detener la hemorragia está reaccionando muy bien. Le empezaron a hacer transfusiones de sangre sin ninguna serología porque el Hospital no tenía nada de esas cosas. Luego nos donaron la sangre en el Banco de Sangre que lo conocían también, los accionistas de eso, me llamaron infinidades de personas. Entre esos [me decían] que lo sacará de ahí, que lo llevara a una clínica, intenté sacarlo y pues las condiciones no nos las dieron.

Luego salió de la operación inconsciente, por supuesto, lo meten a UCI y nos dicen que él está en un estado de shock, no le podían hacer más transfusiones de sangre porque tenía la hemoglobina súper alta, en 19, ya no podían colocarle más sangre. Lo único que tenía muy bajo era la frecuencia cardíaca y le empezaron a colocar un medicamento, no recuerdo cómo se llama, que era para subirle el ritmo cardíaco.

Bueno hasta que llegó un momento que la doctora nos dijo “pasen poco a poco, él los escucha”. Yo pasé, le agarré la mano, hablaba con él, él me apretaba la mano. Y bueno, ahí le decíamos que resistiera, que resistiera. Nosotros por supuesto estabámos muy afectados, este hasta que llegó un momento que todo el mundo entró, entre los familiares, y llegó un momento en que yo salí, abracé a mi otro hermano, Alan, y le dije “bueno, Alán -Gru, era demasiado activo- creo que la situación no está fácil”... Mi abuelita murió de ciento… hago este preámbulo, porque mi abuelita murió de 105 años y el día que murió fue porque le tocaba, Dios decidió llevársela y yo con esa muerte aprendí de que todo tiene su momento, tal vez ese fue el momento… que a nosotros no nos gusta, no lo aceptamos, este, no fue la manera, sin embargo, no justifico la manera inhumana en qué lo hicieron, ni todos los delitos que se cometieron con él.

Pero bueno, yo le dije a mi hermano “Gru es demasiado activo, él no va a soportar”, cómo no soportó la primera vez su accidente que los médicos le dijeron que él iba a quedar en una cama…. “En la situación que está, él no va a quedar en condiciones para jugar waterpolo, para jugar basket, para trotar todos los años la Divina Pastora”... como cada año lo hacía. Solo un año no lo hizo, que fue el año del accidente. El siguiente año le hizo la promesa otra vez a la Divina Pastora “hasta que me muera te trotaré” y así fue, a él no lo operaron de la cervical, él se recuperó, él trotó su Divina Pastora el año siguiente…

Y bueno, yo abracé a Alán y en ese momento le dije: “Mira Alan, hay que dejarlo ir, él va a estar bien y bueno, yo creo que es la mejor manera, porque no va a quedar bien”... estaba muy complicado, todos sus órganos: riñon, pulmón, hígado, intestinos, todo, absolutamente todo, estómago.

Entonces bueno, la doctora dijo “él está en un estado de shock, él los reconoce a todos, los escucha a todos, pero es fuerte que reaccione, porque él dice todos a mi alrededor están llorando ¿Qué tengo, estoy tan grave?. Nos lo comentó la doctora de esa área...

Bueno, yo abracé a Alan y estábamos ahí llorando y salió la doctora y dijo “su hermano ha quedado sin signos vitales”. Y bueno, en ese momento fue difícil… a nosotros nos crió mi abuela, que vive aquí con nosotros y yo no la dejé subir a verlo porque … porque... yo no la dejé subir a verlo porque ella no se puede exponer a situaciones en nada, como la del Hospital, que hay tanta contaminación, por su salud y bueno yo creí que él iba a aguantar…

Alan y yo en ese momento bajamos. Alan tiene una moto, además de su carro, para movilizarse cuando son cosas rápidas, por su trabajo, en ese momento él por supuesto me dijo: “yo me voy en la moto” y yo le dije: “pues, yo me voy contigo, no te vas a ir solo, hay que darle la noticia a mi mamá”, osea a mi abuela… y bueno bajamos a la casa en la moto, pero desde entonces, creo que él no es el mismo… Alan y yo somos muy unidos… Gru siempre fue muy independiente pues… y bueno, yo dependía mucho de Alan y Alan de mi… y esos dos meses antes, este, gracias a Dios, por eso es que Dios siempre nos da las oportunidades perfectas, yo pude compartir más con Gruse… porque entre mi trabajo, a mi me parecía una pérdida de tiempo, esto de salir, compartir, rumbear, celebrar con amigos, para mi eso era una pérdida de tiempo y lo mío era trabajar trabajar trabajar, para lograr algo, para crecer, para una estabilidad… y pues esos últimos dos meses, él me enseñó que eso no es necesario, el dinero nunca te da la felicidad… y claro, si te da comodidades, te da lujos, pero no te da la felicidad… hoy me dicen: “tienes una nueva oportunidad, creo que renunciaría a trabajar y me iría de rumba con él, a gastar todo o lo poco que uno pueda tener, me entiendes, porque en realidad eso es lo que te queda”...

Ese día conocí amigos de él que en mi vida pensé que podía conocer, que tenía tantas amistades y que lo conocía tanta gente, que lo quería tanta gente, que creo que… osea, todo el cariño, que yo como hermana no le dí, le dio muchísima gente, porque yo soy un poquito seca… como que pensaba que el amor y el cariño se demostraba de otra manera.

Bueno, bajamos, le dimos la noticia a mi mamá, bueno, ella nos las dio a nosotras, porque cuando llegamos ella estaba acostada, pero no dormida, le dijimos “Hola mamá, bendición” y ella llego y me dijo: “¿Gruseny Antonio se murió?” y nosotros le dijimos “sí”, pues ella ya lo supo, como cuando mi papá, entonces, bueno, creo que hasta hace poco me recriminaba que no la había dejado subir, hasta que le dije que para mi también había sido difícil no dejarla subir, porque era elegir. Elegir siempre es renunciar. Esa vez yo elegí que ella estuviera aquí resguardada de un virus, de una enfermedad, además que cuando sus defensas bajan pues está más expuesta a enfermedades y la cuidamos porque ha tenido situaciones fuertes de salud, pero ha aguantado, es muy dura.

Bueno, de ahí en adelante, mi familia siempre ha sido muy unida, pero eso nos ha unido más como familia, claro he sentido que no ha fácil para Alan y para mi, como hermanos, porque éramos tres, de mamá y papá eramos tres… mi papá, luego tuvo un hermano, fuera del matrimonio que también es nuestro hermanito, cuando mi papá fallece, Gru quería quedárselo, pero no podía, porque le correspondía a su mamá, hasta que él hizo las paces con la mamá de él y se dio cuenta que pues podía tener… no iba a perder a su hermano.

Hoy uno lo ve, y claro no es catire, no es Gru con los rulos, pero tiene unos gestos de Gruse que… porque cuando estuvo pequeño, él se vino a vivir aquí con mi papá, de niño, mi hermanito, pues convivía con Gruse aquí, yo estaba terminando la universidad y pues eran ellos dos, ellos dos, ellos dos, mi hermano pequeño y Gruse. Para Ray Daniel también fue muy difícil, porque Gruse Antonio era como su papá, porque cuando muere mi papá, Ray Daniel estaba muy pequeño, Gruse Antonio se agarra el rol… Alan también agarra el rol, ellos se tomaron el rol de hacer todas las cosas que hacía aquí mi papá aquí con mi mamá, que ellos llevaban esa carga con amor, mi papá colocaba debajo de las arepas todos los días, un billete de 20 para mi mamá, todos los días, cuando a mi papá lo matan, para robarle el carro, mis hermanos lo seguían haciendo. Claro, a mi mamá le pegaba, porque no era el billete de mi papá, era eso que sus nietos querían hacer, hacer sentir que él todavía estaba ahí. Yo siento, después de lo que pasó con mi papá, Gruse Antonio él decía: “Yo disfruto mi vida hasta que la vaya a disfrutar más, cuando la disfrute y esté con mi papá otra vez”.

Y esta fue la manera en que personas eligieron como él muriera. A nosotros nos tocará aceptarlo, nos tocará aferrarnos a las cosas bonitas que ellos vivieron, que vivimos todos juntos, porque después de lo de mi hermano, sabes soy abogada, ver todas las injusticias, ver cómo otras personas que también les corre sangre por las venas hagan tal cosa, verga, pierdes, pierdes muchas cosas, mucho respeto, me entiendes… yo veía un uniformado y era una repulsión, hasta que todavía me da algo, pero creo que peor están esas personas que hacen eso, me entiendes… porque cómo te puedes ir a dormir sabiendo que maltrataste a una persona que vive y respira,

Hace mucho tiempo escuché una historia que me contaron, de una persona que quiero mucho... y creo que me tocó en el alma, porque no había vivido nada de esto, pero después que lo viví me di cuenta de eso, es sobre ¿por quién suenan las campanas? Siento que cuando alguien muere, no murió esa persona, murió una parte de nosotros de mismos, porque todos somos uno, un planeta… y cuando me contaron esa historia, dije me veo reflejada o estoy de acuerdo con esa posición... cada vez que alguien muere, sea una flor, un árbol, sea una persona, sea un animal... las campanas suenan por cada uno de nosotros.

Entonces que una persona se vaya a dormir que esas campanas sonaron y tu fuiste el que hiciste que esas campanas sonaran, creo que es más difícil.

Hasta por… mira aquí había dos perros, un rottweiler y este pequeñito, que no sé qué raza es y mira, Rubí era tan parte de la familia como lo es Diamante ... mi mamá cada vez que lavaba, la perra se acostaba en sus pies, y ella era tan grande, porque chiquita ella entraba ahí debajo de la batea, pero luego era tan grande que ya no entraba ahí abajo para acostarse... y bueno, se le murió a mi mamá en los pies, le dio un infarto y mi mamá ni cuenta se dio… yo me despierto una mañana y veo que mi mamá está lavando y voy a pedirle la bendición “bendición, mamá”, y veo a la perra con la lengua afuera y yo “mamá ¿qué le pasa a Rubí?”, “no sé, desde esta mañana se siente mal y le dije a Alan que la llevara al médico y se fue a trabajar y no le prestó atención, pero está ahí acostada y se siente mal” , pero mamá está rara y cuando la toco, está tiesa… “mamá, Rubí está muerta”. Mi mamá saca los pies de ahí y ha llorado de una manera, que el reclamo que se ganó mi hermano por no llevarla al médico no fue nada normal. Y lloró y lloró y dijo “A mi no me traigan más animales, porque que Rubí se haya muerto en mis piernas y yo no hice nada por ella, eso no se los perdono”. Mi mamá es fuerte, fuerte. Hasta el sol de hoy creo que mi hermano, cada vez que ella se acuerda le recuerda eso y lo regaña y le dice que no le traigan más animales, que si se lo van a traer para hacerla sufrir, ella no los quiere aquí Entonces uno ve esas cosas en la casa de uno y a uno no le cabe [en la cabeza] que otra persona pueda dispararle, pueda darle patadas o pueda golpear a otra persona de esa manera. Bueno, esto fue lo que sucedió con Gru.

Desde el aspecto legal está como todos los casos paralizado.

Hay órdenes de captura para 14 guardias, tu cómo abogada...

Para 13 [interrumpe Ana]. En realidad estaban identificados 14, uno de la noche a la mañana, por arte de magia, salió de la lista de la orden de captura, que es el jefe del comando, que sigue todavía ejerciendo sus funciones, así como los otros 13. No es un secreto para nadie. A mi me han llamado y me dicen “Mira, Ana, tal persona identificada en la orden de captura está en el puesto de la guardia que está yendo hacia Carora… tal persona está en tal lado”. Así como me llamaron y me dijeron “Ana, están llegando aquí, al aeropuerto, los van a sacar del aeropuerto en avión privado, el Gobierno… Ana, llegaron a Caracas”. Así, tal cual, porque eran personas que me conocían... yo trabajé en la Fiscalía, en el Circuito Judicial, mucho antes de graduarme, trabajé en Caracas… cuando trabajé en la Fiscalía trabajé en la Base Aérea, entonces muchos pilotos me conocían, muchas personas que están ahí me conocían y me llamaban y me decían “Ana, los están sacando, es triste ver esto”.

Y es normal… me entiendes… normal de lo que le corresponde hacer al Gobierno, tienen que tapar lo que hicieron, porque no pueden decir, tan evidentemente “Mira, sí, nosotros lo herimos y vamos a entregar a los funcionarios”... No, no los iban a entregar, porque era aceptar que están haciendo las cosas indebidamente, es aceptar que todo esto es más de lo mismo, es más de darle unas órdenes a unas personas y que estas personas las cumplan, esto no fueron solo estos 14 guardias, esto es desde abajo para arriba y desde arriba para abajo.

Entonces, mira, para que saliera esa orden de captura, yo estuve con los tacones, desde el día que mi hermano ingresó al hospital hasta los dos días después que lo enterré. No me dio chance de llorar, porque tenía a toda mi familia mirándome y diciéndome: “Tu eres la abogada”... y no fue fácil y no fue fácil, y no es fácil que hasta el sol de hoy mi familia no vea, nada de eso, mira, mi mamá se acostó y me dijo: “Yo no voy a salir, porque diga lo que diga no me va a devolver a mi hijo”.

Como una vez que a mi mamá la llamaron del Gobierno y ella le dijo “Ni que me dé el dinero que me den, me recuperan a mi hijo, así que con su dinero haga lo que usted tenga que hacer para esconder a los guardias, pero a mí me deja en paz”.

Mucha gente me ha preguntado, y hasta amigos han dicho “Ah, mira, ellos se quedaron callados, porque el Gobierno les dio un dinero”... y hace poco comenté a alguien que me comentó una foto en el estado [de whatsapp], desde la impulsividad “qué bonito te quedó el color del cabello”... y no me lo he pintado, pues… y desde la impulsividad, porque está en el medio y conoce a muchísima gente y sé que escucha, me imagino, ese tipo de rumores, le contesté “Me lo pinté con el dinero que me dio el Gobierno para que me callara y no hiciera nada en el caso de mi hermano”. Porque hay muchas personas que vienen y hacen ese tipo de comentarios, porque no saben que en realidad no es tu familiar, tienes que estar ahí, vivirlo… y van y comentan esas cosas “¿Cómo hace Ana, que ahorita no está trabajando, para vivir? Sí, les respondo con lo que ellos quieren escuchar: “Con la plata que me dio el Gobierno para que me callara la boca”. A la final la gente va a decir y a opinar lo que quieran decir y mi familia tiene la conciencia tranquila porque no ha recibido ni un bolívar de nadie, mucho cariño si recibimos… muchos mensajes desde el exterior de mucha gente que está afuera y que quisiera estar con nosotros… el sentimiento de que verdad, Venezuela se recupera, de que vuelvan todas esas personas que están fuera, de yo no tener que tomar la decisión de irme, de todas esas cosas, me entiendes… creo que mi hermano nunca quiso irse de Venezuela, nunca, por la situación que estuviera pasando, decía “afuera es muy bonito, de vacaciones, pero aquí, esta gente, no la cambio por nada”... Yo a veces me pregunto “¿y esta gente, que te disparó, te cambió por quien? Entonces, uno está entre ese choque de realidades, de lo que siente, de lo que quiere y de lo que debe hacer.

Entonces bueno, salió esa orden de captura, era para 14 funcionarios, porque no lograron identificar a las femeninas, que eran muchas, porque todos los testigos las nombran. No habían notificado a la Fiscalía el hecho, mi hermano tenía ya muchas horas detenido, , supuestamente, donde lo estaban maltratando, golpeando y todo y la Fiscalía no sabía nada. La Fiscalía se enteró por mi. El Cicpc no me quería recibir la denuncia, hasta que les tocó. Llamé al Fiscal Superior, a los fiscales de guardia, todo, por supuesto, tenía contactos y números de todos porque trabajaba en el medio. Muchos de ellos conocían a mi hermano.

Bueno, creo que realmente el juez se puso los pantalones, me entiendes, y firmó esa orden de captura, aunque lo mandaron de vacaciones, un mes, dos meses después, no sé cuántos meses el despacho sin… el tribunal sin despacho, imposible que me dieran las copias de un expediente, hasta el sol de hoy, me entiendes…

En la Fiscalía, ni como víctima, ni como familiar, ni como abogada, hubo manera de que a mi me dieran las copias del expediente del caso de mi hermano, que ahí es donde se ven mejor. Ya internacionalmente están. Internacionalmente ya tienen copia, ya tienen el expediente, ya tienen todo. No lo obtuvieron de la manera en que yo quería obtener el mío, aunque sea para guardarlo en la gaveta y leerlo hasta que llegue el momento de hacer justicia, porque esos delitos no prescriben.

Dos meses después, yo caí en cama, se me invirtió la cervical, no me podía mover, del cuello para abajo no me podía mover. Me desperté un día gritándole a mi mamá que tenía un dolor horrible, que no me podía mover, me sacaron a la clínica, me hice mis necesidades, perdí la vista… hasta que mi familia me dijo, hija, primero su salud,

Empezaron los mensajes, las amenazas… llevamos la orden de captura al Cicpc con la infinidad de oficios que me dio el tribunal, el juez gracias a Dios nos los dio, creo que se sintió conmovido con la situación, con la injusticia que se estaba haciendo y hasta una orden de captura, que aunque no está cargada actualmente al sistema Siipoll, lo tiene que saber todo el mundo, los guardias están libres, como si nada, ellos pueden entrar y salir y disfrutar de unas lindas vacaciones y no hay nada que se los detenga y llevamos esa orden al Cicpc infinidad de veces, a Caracas, a la Fiscalía, le informamos al tribunal, todos lados, me reuní con el director del circuito … “sí, ajá, vamos a verificar de que la orden se cargue” … mentira, mentira y más mentiras, empezaron las amenazas, las amenazas y más amenazas, de que dejáramos eso así, porque ya el Cicpc tenía orden contra, de intentar acciones contra de nosotros. Llegó un momento en que intentaron hacer cosas en contra de mi familia, como allanamientos y esa cuestión, como tal cual lo hicieron, para tratar de implicarlos en situaciones de guarimbas, tuvimos que sacar a nuestros tíos del país, porque no hay justicia, me entiendes, no es que uno huya de la justicia, no, es que no hay justicia, es que aquí quieren ensuciar el caso de Gruse para decir decir “sí, mira, el estuvo guarimbeando, pertenece a un grupo X”, cuando manifestar tampoco es un delito, en tal caso que lo hubiese hecho.

La familia se dedica a eso, cuando mi familia todo el mundo sabe, por Dios, que todas son personas trabajadoras, sí, por supuesto que después de lo de Gruse tenemos una posición firme, no podemos decir que los amamos ni los queremos, no. No es odio, me entiendes, es deseo de que se haga justicia… bueno, creo que después de esto, no te digo que voy a salir del país huyendo, pidiendo un asilo político, porque no es lo que me mueve.

¿Pero lo has pensado para ti, para tu hermano?

No, no lo he pensado, porque yo no voy a salir huyendo. Creo que eso no lo hubiese hecho Gru…

-----------------------------

Pero, mi mamá es de descendencia italiana. Antes de que pasara esto, Gru quería su nacionalidad italiana, nuestro apellido todo el mundo lo ha escrito mal. Él se encargó de rectificar nuestras partidas de nacimiento de nosotros, de mira, moverse aquí, moverse allá, conocerse aquí, conocerse allá… pero sin embargo, le faltaron muchas cosas por hacer, porque todo aquí es lentísimo.

Yo llevo casi que dos años junto con él, haciendo todo el papeleo. El 14 de este mes [agosto], fuimos a la embajada italiana a llevar los requisitos y bueno me dijeron “No, mira, en el acta de matrimonio no está la firma de tu abuelo, no podemos darte la nacionalidad. Tienes que devolverte y buscar el acta de matrimonio, donde firme tu abuelo”. Entonces fui a Santa Rosa, es una inserción de un acta, en el Registro Principal es una inserción de un acta, no se sabe dónde está el libro original. Me toca esperar que los tribunales entren del receso judicial, para irme a todos los tribunales civiles, libro por libro, tribunal por tribunal, a ver si lo consigo, porque creo que es la manera de que podemos salir sin un asilo político… porque a pesar de que respeto el hecho de que muchas personas se hayan ido con asilo político, no me gustaría, me entiendes… no voy a usar el caso de mi hermano, así como no acepté un bolívar, así no a usar el caso de mi hermano para irme fuera del país, unas lindas vacaciones, no. Osea, yo tengo derechos, si voy a irme del país, lo voy a hacer con mis derechos, lo voy a hacer con mi nacionalidad, voy a ir donde tenga que ir y voy a ir con muchas personas que me han contactado, con la finalidad de ayudar, siempre y cuando sea la finalidad de ayudar y de que se haga justicia, no solo para él, sino de todas las personas que murieron en manos de esta gente, pues lo haré, estaré presta a esto... claro había dejado de dar declaraciones, había dejado de toda esta situación para que se bajaran un poquito las aguas, para que se calmaran las amenazas, ya me he sentido un poco más cerca de tener una nacionalidad y poder decirle a mi hermano en cualquier instante: “Vete”. Pero bueno, creo que arriesgar a mi familia no va a hacer el intercambio por hacer justicia por mi hermano, porque no nos lo va a devolver para nada... Bueno, con mi situación de salud, creo que hay que recordar el pasado alegre, no el pasado triste…

De esa situación de salud ¿qué te diagnosticaron, qué te dijeron?

El doctor me dijo “tuviste un accidente automovilístico” y yo le dije “no, estaba durmiendo”. Se me invirtió la cervical, era así y ahora está así [hace ademanes con sus manos]. Me pusieron un collarín, terapias, acupuntura, relajación, cero estrés. Soy delgada, perdí como 10 kilos, entre la tristeza, la impotencia, todos estos sentimientos que no generan nada bueno, pero que son inevitables ante este hecho. Me tocó respirar, tomármelo con calma. Mi amiga, más que mi amiga, como mi madre, mi profesora, es juez del circuito judicial, me dijo “Ana, hija”... todo lo que sé de derecho y todo lo que sé como ser humano me lo enseñó esa mujer y sé que si ella ve este reportaje va a saber que estoy hablando de ella. Mira, una calidad de persona como ella, creo que no existe en ese tribunal… Me dijo “Hija, tu ahora eres importante, tu ahora tienes vida y esos delitos no prescriben y tu lo sabes. Tu hermano está orgulloso de todo lo que has hecho y siempre lo estuvo de ti, como persona, entonces cálmate, primero la seguridad de tu familia y tu salud, luego haremos justicia, llegará el momento”. Creo que eso fue lo que me hizo tocar fondo y decir me tengo que tomar las cosas con calma y orar… orar porque mi hermano esté bien, porque mi familia esté bien, porque todos encuentren la fuerza en Dios, como lo hemos hecho, como lo hemos hecho no desde ahorita, sino desde hace muchísimos años, porque mi familia es muy religiosa, además que muy religiosa, ha sido muy unida, entonces creo que ese amor por Dios, este amor que tenemos por todos y bueno, hemos estado unidos con eso.

Dices que a Alan también le ha afectado ¿qué cambió, cómo era él? ¿Alan es el menor de los tres?

No, Alan es el del medio, yo soy la menor. Bueno, Alan era más unido conmigo. Ahora está así, cerradito. Creo que es porque no quiere demostrar todo eso que siente, porque no está Gru y le pega muchísimo… creo que tenía desde entonces sin ir a la playa y decía “no quiero ir”, porque mi hermano amaba la playa… y hoy me mandó una foto y me escribió “¿quién es este? ¿nos reconoces?” y estaba haciendo surf. Está trabajando fuera de Lara y me dijo “Mira, me invitaron y sé que a ti te hubiese gustado hacerlo” … a nosotros nos gusta las cosas con adrenalina. Un día estaba en Mérida, haciendo un curso de la universidad y le dije “Alan, quiero lanzarme de parapente”... y él nunca me ha dicho que no a nada, absolutamente a nada, creo que Alan siempre ha querido que yo sea feliz, como lo decida y me dijo “te deposito, ve y lo haces” ... “pero cuesta mucho, le dije, es mucha plata”... “¿Cuánto es?”... le dije el monto, ni me recuerdo, porque ahora nada es mucha plata y me depositó, pero tocó venirnos y no lo hice. Pues crecí, ahora tengo más miedo y no me he lanzado de parapente y con lo de la cervical ahora pues menos, una caída como esa no la podría soportar… pero Alan me dijo “mira, estoy haciendo surf, ¿nos reconoces?” y me mandó una foto con la camisa de Gru, con los “shores” de Gru y pues Gru y le dije: “pues no me engañas, eres tu”... antes de que me dijera que fue él que fue a hacer… y me dijo: “sí, fue yo a hacer [surf] … Le dije: “nagua… te pareces demasiado”...

Pero antes de que él llegaba aquí y me contaba todo, era que él iba a hacer un negocio y me contaba cuál era… era de que… ya no lo hace… entonces, ahí siento que no ha sido fácil, le ha costado, nos ha costado a todos, ha estado más cerrado. Esos dos meses yo le contagié tanto el hecho de que hay que trabajar, hay que trabajar, que él está metido en su trabajo, él está que solo quiere trabajar, no quiere más nada… es su manera de escape, su válvula de escape. Esos dos meses anteriores [de muerte de Gruseny], nosotros le decíamos, pero vamos, vamos, vamos… y mi cuñada dice que Gru le dijo a la novia “Ana Cristina, creo que Ana se va a morir”, “Gru ¿por qué dices eso?”, “es que se va a morir”, “Gru, pero ¿por qué?” “porque está rumbeando conmigo y ella no hace esas cosas”... y no me arrepiento, de haber rumbeado con mi hermano, de haberme permitido, muy por lo que las personas dijeran, de haber ido a rumbear… de conocer a todos sus amigos, de … pero Alan no se lo permitió y creo que eso es lo que lo ha tenido sentido, me entiendes, porque no se permitió esos últimos meses, que tal vez él se estaba despidiendo, de ir a rumbear con su hermano, porque estaba como yo, trabajando… entonces bueno, está en ese momento, pero creo que llegará el momento en que le dará más cabida al sentimiento, cuando bote por su válvula de escape poco a poco lo que está sintiendo, hay que darle su tiempo, su momento y su espacio. Sin embargo, sigue siendo incondicional, necesito algo: “Hey, Alan, necesito esto”... “sí, claro”, sin tanta emoción, pero me dice “Sí, ve y hazlo”... “Alan, necesito hacer un curso de tal cosa y tal cosa y tal cosa”... Hace poco hice uno de Derechos Humanos… “Voy a ir a Valencia a hacer ese curso, voy a estar por allá, está pila de mi, que tu estás cerca”… “Okey, cualquier cosa que necesites me avisas y yo resuelvo”... fui, lo hice, no era pago, pero uno gasta que si el hospedaje o el carro, porque cuando uno es mujer... pues Alan ha sido mi apoyo en ese sentido, más que mi hermano, ese es como mi esposo, porque cuando a uno se le daña el carro, él está ahí, cuando me quedo accidentada “Epa Alan…” y él resuelve, así esté lejos, a mil kilómetros, él resuelve … Hace poco me dijo “Mira, vas a ver si te consigues un marido y te casas, a ver qué vas a hacer, porque ya yo estoy obstinado”...

¿Tienes novio?

Este, bueno, sí pero no. Estuve saliendo con una persona…

De tu salud actual, de lo que nos cuentas ¿has podido trabajar o todavía estás de reposo?

Estoy trabajando pocas cosas. Trabajo lo que considero que es necesario, no me ando matando. Tampoco estoy pasando necesidades ni hambre. No. Salgo a comer hamburguesas, aunque cuesten 16 mil bolívares, son muy buenas. Salgo a comer con mis primas, vamos al cine. Disfruto más de mis primas, antes no lo hacía, de mis primos, chiquiticos, que ya no están chiquiticos, porque ya rumbean, hasta las 6:00 de la mañana…. ¿qué otra cosa te puedo decir? Trabajo, me va muy bien, pero me he dedicado mucho a mi, me coloco acupuntura, conocí a un profesor que es lo máximo, me da palo cada 15 días que tengo clases, veo clases de acupuntura… no para aprender a colocar las agujas, porque le tengo terror a una aguja, me desmayo cada vez que veo una aguja, uy Dios, me las ponen con los ojos cerrados y no los abro hasta que me las quiten, de los nervios… pero ahí te enseñan a trabajar lo humano, el sentimiento… sabes que quien coloca esas agujas tiene que tener una energía tan positiva, tan buena, que transmite en ti esa salud, esa energía, esas cosas buenas, esa alegría, ese amor… entonces creo que me ha ayudado muchísimo, ha sido un avance poco a poco, tanto en conocerme yo misma “Epa, Ana, por qué estás juzgando a esta persona, lo tienes en ti ... como a darte cuenta que hay muchas cosas que las personas juzgan en ti y no están en ti. Me ha ayudado a entender que me gusta ayudar a las personas y que quisiera trabajar eso, que tal vez cambié mi esencia… esto de trabajar, trabajar, trabajar, el tiempo, el dinero, evolucionar … es importante, no puedo decir que no lo es, te superas, te logras, te amas, te quieres, pero nunca lo hagas cuando vayas a perder tu esencia..

Yo recuerdo que estaba en la Fiscalía y ganaba, no sé, un sueldo muy poquito e iba todos los fines de semana a la playa, y disfrutaba de la playa y no es que iba a la playa y vivía una vida loca, no, era que iba a la playa, era que me acostaba como un pollito, vuelta y vuelta en el sol, era que me quedaba dormida ahí, ese aire me neutralizaba y tenía paz... pero que llegues a un trabajo donde vayas a arriesgar tu paz, por un conflicto, por una gente que vive en un problema, por una discordia, no vale la pena… bueno, esas cosas son las que uno ha aprendido, que prefieres no tenerlo, a arriesgar mi paz, prefiero estar tranquila. He aprendido que eso ha sido significativo para mí y mi esencia… Mira, yo, con todo el mundo, todo el que me conoce, sabe que yo “Hola, mi amor, hola, mi vida ¿cómo estás?”, hay gente que me dice “conchale, uno no sabe cuando tu estás hablando con un hombre o con una mujer, porque todo es tu amor, todo es tu vida”... entonces llegó un momento que estaba perdiendo eso, porque la sociedad te decía “Hey, no puedes hacer esto, epa, no puedes hacer lo otro”, hasta que reacciones y epa, pero esto es lo que yo soy y a quien no le guste, que lo soporte, pero no lo puedes cambiar, no puedes cambiar lo que tu eres, no puedes por una situación que hizo otra persona cambiar y odiar a otra persona, no…

Mira, a mi papá lo mataron para robarle el carro y creo que no odio a las personas que lo hicieron.. Mi papá me dio tanto, mi papá era taxista y me decía: “Hija, pero en qué momento voy a hacer plata, si yo a las 6:00 de la mañana te llevo al Circuito Judicial a que trabajes, sales de ahí a las 12:00 del mediodía, te llevo a la UCLA a que estudies psicología. Sales a las 6:00 y te llevo a la Yacambú a que estudies derecho, sales a las 11:45 y llegamos a las 11:45 para que me eches los cuentos de todo lo que hiciste todo el día … entonces, creo que me dio muchísimo y no fue dinero, me entiendes, y no me hizo falta. Gloria a Dios que mi papá fue ese papá.

Segunda parte

Esta justicia ¿crees que va a llegar y qué van a seguir haciendo ustedes como familia, en este caso?

Sí, mira, ahorita estoy enfocada en los papeles de la nacionalidad porque necesito tener a la mano una emergencia. Y claro que no me voy a quedar así, de manos atadas, este mi idea es seguir impulsando la acción. Me he reunido con muchas personas para buscar otra manera, le he dado información a personas que están fuera del país y que llevan el caso ante los Derechos Humanos, entonces creo que esto es una lucha que no nos cansa, no es que voy a decir “me cansé”, no, no lo voy a decir, pero si va a ser una lucha constante, porque no está sencillo, no está fácil. Sabemos el grado de corrupción que hay, lo vivimos día a día, no es que me toque a mi, es que le toca a todos, en un registro, en una notaría, en todos lados. Para muestra un botón: esta casa está en un terreno ejido, es decir le pertenece al estado… la bienhechuría la hizo mi abuelo, con un crédito que pagó… las bienhechurías son propias… yo solicité la compra de este terreno, la alcaldía que es un ente público me fijó un precio y voy al registro y este precio me supera, lo que voy a pagar en el registro me lo supera, el precio me lo está tabulando un ente público, un perito público, porque es un terreno ejido, porque no tiene el mismo valor que un terreno propio y porque además estoy solicitando una venta por un procedimiento ordinario, es decir, no tengo beneficios de ley, me están cobrando full… pago un monto a la alcaldía y el registro me dice que debo pagarle 400 millones, cuando eso no es el 0,6, el 0,6 son 500 mil bolívares, entonces, tu me dirás. Y ponen al frente a un funcionario que me dice “haga lo que se le dé la gana”... todos los días vivimos esto, todos los días yo salgo a ejercer mi profesión con tristeza, con tristeza porque lo que yo ví en cuatro años, porque me gradué en cuatro años, de Derecho y porque el registrador de aquí, que fue mi profesor, cuando solicité a hablar con el registrador no le dijeron para qué era, le dijeron “lo solicita la doctora Ana Canelón” y salió y dijo “la mejor alumna que tuve en la Universidad Yacambú”... osea, él no puede venir a decir que yo le pasé la materia con 10 y que después me diga “haga lo que se le dé la gana”... entonces ¿qué hiciste? Me quemé cuatro años las pestañas para meter 10 materias cada trimestre, para salir y tener un título que no te sirva para nada, porque en realidad eso es lo que es… mucha gente me dice: “tu eres profesional ¿por qué te vas a ir? porque no puedo ejercer mi profesión, por eso, tan simple… “ahhh, a limpiar baños”, eyyy, que no es nada malo, lo hacemos todos en las casas y lo haces con amor, lo haces para tu familia… entonces todas las personas en el mundo son tu familia, si todos creemos en Dios … Entonces, todo lo que hagas, hazlo bien y hazlo con amor.

Mira, mis tíos tienen un restaurante y hace poco un amigo me dijo “¿Qué? ¿vas a mesonear?”... a hacer de mesonero… no, pero si me toca lo hago… cuando mi familia empezó yo fui la mesonera y las mejores propinas me las tuve yo y si me tocara volverlo a hacer lo hago, porque yo no estoy haciendo nada que sea no permitido… no es que yo sea de mente abierta, me entiendes, sino que respeto la situación de las personas y las vivencias que cada quien sabe lo que está pasando… y si alguien se tiene que ir del país y está fuera del país y le ha tocado una situación difícil en la que ha usado su cuerpo para lo que sea, pues esas son sus condiciones, me entiendes… y yo creo que el que esté libre de pecado que lance la primera piedra, que no somos quienes para andar juzgando la vida de nadie…

Entonces está en cómo uno se siente y yo me siento frustrada en Venezuela ejerciendo el Derecho, con el caso de mi hermano, con el día a día que me toca salir a trabajar, con el que tengo que aceptar que tengo que darle “tanto” a este para que esto me lo saque más rápido… y que ya lo vemos normal, yo lo veo normal, mis clientes lo ven normal, un día vamos a ver normal que a la gente la maten, porque estamos así, automatizados… un día va a ser normal que a la gente la maten y nos vamos a acostumbrar, como en otros países, que es normal … esperemos no llegar ahí, porque yo creo que aunque todos sabemos que algún día nos vamos a morir, creo que esta no fue la manera…

Gracias, Ana

Entrevistador: Keren Torres Bravo

Fecha de la entrevista: 17/08/2018

Lugar de la entrevista:  En la casa de la entrevistada.

Cantidad de audios: 2

Duración de la(s) grabación(es): 58:10; 6:06

Material relacionado: http://vocesdeldesamparo.com/

Tenía evidencias en el cuerpo del maltrato físico, horrible, entre esos golpes, le dieron aquí con el punzón [señala la frente] porque tenía un golpe… toda la mandíbula y los dientes los tenía partidos…

Ana Cecilia Canelón

Hermana de asesinado por GN

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share
Translate »