Amarilis Coral

Tía de Pedro Coral, asesinado por funcionarios de PoliBolívar. Ella ha liderado las denuncias ante el Cicpc después del asesinato de su sobrino

Audio completo y transcripción de la entrevista realizada por Oriana Faoro

Nombre del entrevistado: Amarilis Coral

Fecha de nacimiento: 28/01/1964

Edad al momento de la entrevista: 54

Género: Femenino

Nivel de educación: Secundaria/span>

Ciudad: San Félix

Municipio: Caroní

Estado: Bolívar

Región: Guayana

¿El entrevistado es víctima directa de algún incidente relatado?: 

Fecha o rango de fechas del incidente mencionado en la entrevista: 10/03/2018

Temas de derechos humanos relacionados: Vida

Tipo de violencia (si aplica): Física

Agresor: Organismo policial

Consecuencias de los hechos relatados: Físicas

Transcripción

-¿Cómo recuerda usted los sucesos de ese día, cuando mataron a su sobrino?

-Yo recuerdo eso como una masacre, porque en ese momento yo estaba cerca aquí en mi casa, cuando yo siento la primera detonación, yo salgo corriendo, ¿verdad? Cuando yo salgo corriendo, busco a la niña que estaba afuera, donde yo vivo, cuando yo la estoy llamando, ella me dice “mataron a Pedrito”, en ese momento siento la otra detonación, que es cuando uno de los policías… yo salgo corriendo para acá y ellos me agarran para que yo no entre… Ellos decían que no podíamos pasar y, en ese momento… el que sí pudo ver todo cómo pasaron las cosas es mi hermano, el señor Mario Coral, que sí estaba dentro de la vivienda, porque esto aquí estaba solo, su papá estaba acostado allá afuera, en la otra habitación, tampoco pudo ver nada porque ellos entraron y mataron. Eso sí, después que ellos lo matan, inmediatamente entra la patrulla, un de las patrullas que vino, a llevarse el cuerpo. Ellos mismos levantaron el cadáver, ellos mismos hicieron todo, limpiaron todo, limpiaron las evidencias. Yo encontré guantes, que ellos limpiaron las evidencias detrás de la nevera… yo tengo un recuerdo muy malo de eso… (sollozos) son cosas que uno no quisiera ni recordarlos… En ese momento que se lo llevan me dicen que está vivo. Alguien me dice ‘está vivo’, yo voy corriendo al hospital, y ellos terminaban de llegar con él muerto al hospital, y ahí lo vi, estaba completamente muerto, tenía dos disparos, se los habían hecho aquí del lado de la costilla y el corazón…

El niño pidió… en ese instante cuando entró la policía él estaba escuchando música, dentro de ese cuarto, y él le pidió que no lo mataran. Pidió que no lo mataran… Pero… el policía no quiso escucharlo pues… Lo mató cuando él le dijo que se llamaba Pedrito, porque el otro muchacho que está preso se llama Pedro, y él le dijo que se llamaba Pedro, pero él le decía “yo no sé”, y “yo les voy a decir quiénes son pero no me mate”, su ruego pues, que le diera derecho a la vida, y todo eso lo sé porque mi hermano nos lo dijo temblando… a mi hermano lo dejaron en esa habitación y le dijeron que no saliera, que en ningún momento saliera de ahí porque a él no le iba a pasar nada, que se quedara ahí.

Ellos lo mataron, entraron, el niño estaba durmiendo… porque, en verdad, se lo juro que las cosas son así… él no salió de aquí para ningún lado ese día. Él iba a jugar pelotica de goma aquí y al frente y no tenía cupo, porque los niños estaban jugando. Vino y se acostó en ese momento cuando llega la policía a matarlo… Ellos decían “que va por La Revancha”, que “va por no sé dónde”, que va corriendo, y no… Yo quisiera ir al periódico, si es que ustedes me pueden decir si yo puedo ir a la Primicia, al Correo… Porque ellos pusieron unas informaciones que no es la verdad, porque ni siquiera ellos estaban aquí cuando eso, para ellos poner (en las notas) lo que los policías me imagino que les dijeron, no sé de qué parte están ellos…

-¿Qué versión dio la policía?

-La policía decía en el periódico que él iba corriendo, que era un, como se dice… un… que era un enfrentamiento, y en ningún momento hubo enfrentamiento de eso. En ningún momento. En el cuarto está la bala. El policía disparó una bala en la pared como para decir, no sé… no sé qué quiso decir él con eso… Yo lo único de todo esto es que nosotros queremos llevar esto hasta las últimas consecuencias, porque yo digo que estos casos que pasan son casos que no deberían de quedar impunes, porque así como mataron a ese niño inocente, este, hay mucha gente en la cárcel, inocente, pagando crímenes que no han cometido. Gentes muertas que no han hecho nada y los matan creyendo que son ellos, no sé qué pasa con la policía en ese momento, cuando hace esto… este… Nosotros teníamos unas grabaciones que se hicieron esa noche, y cuando se hacen las grabaciones, el chico de al lado las hace, el policía lo amenaza, le pone la cabeza, con una pistola en la cabeza al muchacho, que si no daba el teléfono lo iba a matar, pues… y se llevaron a su mamá y a su hermana, tenemos testigos en toda la comunidad que estuvo presente aquí esa noche, sabe que fue así…

-¿Qué hizo la comunidad en ese momento?

-La comunidad en ese momento, cuando saben que lo matan, la comunidad se aboca toda aquí a la casa, eso era demasiada gente y la policía sabe… Yo me imagino que en ese momento ellos se dan cuenta de que mataron a un inocente. Ve, estas son firmas que, mis otras firmas, que en verdad se recogieron esa noche, -estas las recogí yo después, para llevarlo a tribunal- se me quedaron en PTJ y no nos las quisieran regresar. Sin embargo yo en un día recogí todas estas firmas de la comunidad dispuestos para llevar este caso, sí, para atestiguar todo lo que hicieron los…

-¿Más o menos cuántas firmas hay ahí (en el papel)?

-Aquí hay más de 50. Nosotras recogimos, esa noche recogió mi cuñada, y la gente de la comunidad, recogió más de 200 firmas de todos los barrios, porque ni siquiera fue del barrio Guaiparo nada más donde él vivía sino de todos los barrios cerca: Sabana de Piedra, Los Arenales, Los Sabanales, Campo Rojo… Toda la gente porque ese niño nunca estuvo metido en nada, ese niño solamente tocaba en su miniteca y nunca así de que anduviera por ahí robando. Yo le decía a la PTJ: “Ve, si ustedes me dicen que fue Alberto yo digo ‘sí’, porque es mi otro sobrino y anda en pasos malos y uno sabe reconocer las cosas, y me decía “que no, que no, que no, que Pedrito era el que lo había matado”, y en ningún momento.

La PTJ también vino e hizo una mala experticia aquí en la casa… La PTJ cuando llega aquí, no sé si confabulado con la… si quiere, no me importa lo que salga, a mí no me interesa nada, pero cuando ellos entran aquí en esta casa, ellos como que se pusieron de acuerdo con la policía y no hicieron nada porque la policía fue la que hizo todo y ellos inmediatamente salieron. Ellos no hicieron absolutamente nada como para ver qué había pasado, ¿verdad?, porque ahí estaba el colchón ensangrentado, el tiro que se veía en la pared, las sábanas y todo eso, o sea, yo no me explico cómo la policía puede matar a una persona y él mismos levantar el cadáver, ¿o ellos pueden hacer eso? Entonces, ¿Por qué la policía hizo eso? ¿Por qué la policía lo mató y levantó el cadáver de mi sobrino, lo montaron en una patrulla y se lo llevaron? Yo quisiera que ellos me explicaran qué fue lo que ellos hicieron y por qué hicieron eso.

-¿Qué le han dicho a ustedes en la policía? ¿Han ido a la Policía del Estado Bolívar?

-No. Nosotros no hemos ido a llevar todo esto. Estábamos esperando hacer todo esto y tener un poco más de dinero para sacar unos papeles y eso para poder irnos con todo directo a Bolívar.

-¿Adónde han llevado ustedes esa denuncia?

-No, todavía no se la hemos llevado a nadie

-¿Ni al Cicpc?

-No porque cuando nosotros fuimos a hacer esto ellos dijeron que directamente tenía que ser en (Ciudad) Bolívar, en Fiscalía, es la única parte donde tenemos que llevar esto. Porque también nos dijeron que si hacíamos esto por aquí, esto nunca iba a llegar a Bolívar, porque como el caso es de la Policía, jamás lo iban a pasar a Bolívar, jamás… Ese expediente se quedaría aquí.

-Usted me comentó que unas firmas se quedaron en Cicpc, ¿Por qué?

-En ese momento yo, o sea con la desesperación de que en ese momento yo ando con mi hermano, yo estoy sola con él, verdad, y todavía no nos habían entregado el cuerpo, fuimos fue para ver por qué lo mataron, o sea… y entonces nos llevaron para allá, ah no, nos citaron fue porque el muchacho que llevaron de primero, el tal Alí, este… iba a confirmarnos en nuestra cara a nosotros que él (Pedro) era el que había matado al señor. Todavía yo le digo a ellos que no, en ese momento le entrego las firmas al PTJ y le digo que no era él, pues... Yo le digo ¿Tú crees que si hubiera sido él, me hubiese recogido todo este poco de firmas la comunidad? La comunidad no va por ningún malandro a recoger ningunas firmas… En ese momento, y entonces en ese momento a mí, con mi cabeza, ellos vinieron y le dijeron a su papá que que sí, que era él, que él no sabía qué era lo que sus hijos hacían después que salían a la calle, y yo vi que mi hermano se tambaleó en ese momento, como que se iba a desplomar, y yo, de la desesperación para yo aguantarlo, yo dejé eso en la, en la… y se me olvidó, pues, yo lo dejé y se me olvidó. Porque la verdad que no era fácil para nosotros en ese momento, ahí los dos solitos (en Cicpc),

(Hay muchas cosas que) Que yo no entiendo, por qué el periódico también dijo esas cosas, que no son las correctas, que yo dije, que yo por lo menos estaba diciéndole a la muchacha que nos hace esto, que es la abogada, le estaba diciendo a ella que si uno podía ir a los medios de comunicaciones y arreglar esto, limpiar el nombre de ese niño, porque ellos también dieron unas versiones en el periódico… si tú no sabes ¿por qué tú escribiste eso? Porque yo digo, si una persona cuando ejerce una profesión es para hacer lo correcto de tu profesión, yo creo que eso es así, pero yo creo que ellos (periodistas de algunos medios regionales) tampoco ejercen como tienen que ejercerla, porque ellos dijeron demasiadas mentiras en esos periódicos, demasiadas mentiras... Un periódico decía una cosa y el otro decía otra, que él iba corriendo por aquí, que era un delincuente, hasta incluso dijeron que él tenía cosas robadas de ese carro, ¡Cómo van a decir eso si él no tenía nada de eso!, lo que pasa es que yo no sé cómo encontrar los periódicos de esa parte, de esa parte, ¿verdad? Pero si los podemos buscar por internet y sí los podemos bajar… Lo que estamos tratando es de bajarlo para nosotros tener y llevarlos al periódico para decirles por qué ellos hicieron eso, por qué ellos pusieron eso ahí, ¿de qué parte está entonces el periodismo?, Porque yo digo cuando tú… te dan ese título, tienes que agarrarlo con amor y hacer lo correcto.

-Su hermano me comentó que usted el papá de Pedro, del verdadero culpable, entregó a Pedro y Alberto, al Cicpc…

-Sí

-¿Qué les dijo el Cicpc a ustedes, que siempre dijeron que no era su Pedro?

-Bueno, cuando este… yo voy otra vez, ¿verdad? Como ellos me confirmaban que sí, que sí, que sí, yo les digo que no y ellos me decían ‘sí’ porque son ellos (los de la verdad), cuando agarran al verdadero Pedro, que lo fueron y lo entregaron, el papá del niño lo entregó, yo fui a decirle, ¿verdad? Que me dijeran ahora por qué, que si ellos estaban tan seguros que eran ellos, entonces la respuesta de ellos fueron que ‘mire señora, lo que pasa es que hay mucha gente que dicen que no son pero sí son culpables, que no sé que más”, y yo le digo ‘tú no me puedes comparar a mí con toda la gente, ¿verdad? Porque si yo te estaba diciendo en ese momento, yo te estaba diciendo en ese momento que no era él, por qué tú me vas a decir a mí que sí era él… entonces ahora, ¿qué tú me vas a decir?’ entonces ‘denuncien al policía’ fue lo que nos dijo. ‘ustedes están en todo su derecho de denunciar al policía’… Yo les dije a ellos ‘ajá, ¿y ustedes? Porque ustedes hicieron una experticia mala, porque si voy a poner la denuncia del policía tengo que decir que ustedes hicieron una experticia mala… Muy mala… no la hicieron, porque en realidad no la hicieron…

-¿Y usted conoce a Alberto y a Pedro?

-Sí, porque Pedro vive en las habitaciones Mila, cerca de mi casa, y Alberto es sobrino mío… Alberto es mi sobrino, yo le decía al PTJ que si me decía que Alberto era culpable yo le decía que sí porque Alberto andaba metido en cosas malas, pero él no, Pedrito no…

-¿Y Alberto alguna vez estuvo preso?

-No, primera vez

-¿Y cuando usted dice que él andaba en cosas malas, ¿Qué era?

-Me refiero a que él se lo pasaba en esas casas por ahí, agarrándose las cosas, incluso a su tía le quitaba las cosas, incluso aquí a mi mamá le quitaba las bombonas, las vendía y todo eso… Esas son las cosas malas, son cosas malas que ese niño hacía.

-¿Y el otro Pedro, lo conocía?

-Sí,

-¿También era familiar?

-No, eran, son allegados a los niños porque el papá de Pedro es hermano de la madrastra de Beto, de mi sobrino, Alberto, por eso decían que eran primos, pero en realidad no son primos.

-¿Y usted que sabe de ese Pedro?

-Bueno, una cosa que me enteré ayer, hace días me enteré que él está en Policía (comisaría de Guaiparo), y Alberto y Alí, porque fueron tres (culpables), están en PTJ, y Pedro en Policía… Cosa que no sé, que dije que voy a ir a PTJ a homicidios a averiguar por qué él está en policía. Otra cosa que me enteré ayer era que estaban esperando a pasarlo a tribunales para soltarlo, no sé si a él solo o a Alberto, pero una cosa estoy bien segura, que no lo van a soltar a él y van a dejar a Alberto solo porque, si yo digo, eso fue un caso de ese señor que fueron tres, y si sueltan a uno me imagino que tienen que soltar a los tres, ¿Verdad?, ¿Entonces no ha culpable?

-¿Y ustedes supieron cómo fue ese crimen, por el que lo metieron preso?

-Bueno, este, el periódico dijo y cosas que mi sobrino también dijo fue que el señor… ellos fueron al juego ese día en el (estadio) Cachamay, que fue un jueves que hubo juego, de ahí ellos agarraron y se fueron a comer al CC Trébol, allí se les ocurrió la brillante idea de ir al terminal de Puerto Ordaz, agarraron al taxista, y se lo trajeron, en el puente lo bajaron, lo amarraron y lo lanzaron al río. El periódico dijo también que ellos le habían dado un disparo en la cabeza y no, ellos lo amarraron y lo lanzaron al río, y ya.

También se corrió una versión de que el señor no estaba muerto, que estaba vivo, pero tendré que y ponerme yo a investigar a ver cómo fue que sucedieron las cosas…

-Pero habían dicho que el cadáver del señor había aparecido…

-LA PTJ también estaba confundida en ese momento porque cuando se consigue el primer cadáver, no era de ese señor, era de otro señor, después, según la PTJ, es que consiguen el cadáver del señor que estaban buscando, del taxista, pero ya habían encontrado uno que no era, porque eso fue lo que nos dijeron en la PTJ

-El otro Pedro, el verdadero culpable, ¿había estado preso antes?

-Sí, pero había salido bajo fianza, ellos pagaron todo… Hace tiempo ya, porque, él estuvo preso con un vecinito, pero la mama de mi vecinito pagó todo y lo soltaron a él también, para no dejarlo solo…

-¿Y por qué estuvo preso?

-Porque lo encontraron con una pistola (porte ilícito de armas)

-¿Hace cuánto?

-Eso tiene como dos años

-¿Era mayor de edad?

No, menor de edad, él sí había caído, y el tal Alí que andaba con ellos sí lo andaban buscando porque él tenía robo de carros y bromas así, y también tenía una denuncia porque él le había robado una computadora a mi amiga, también tenía ese, pero el único que no tenía nada (en la policía) era Alberto, había hecho sus cosas pero no… Por lo menos aquí en la casa no sabíamos de denuncia.

-¿Cómo era su sobrino Pedro?

-Lindo, vale… cariñoso, alegre… Le gustaba mucho la música, bailaba, bueno, de todo, desde pequeñito, desde pequeñito… él se crió aquí con mi mamá y el desde pequeño, así, le gustó, porque su papá crió a sus dos hijos, sin su mamá, y sacó adelante a sus dos hijos, era alegre, a veces tenía su carácter pero muy alegre, muy alegre él, siempre echando broma…

-¿A qué se dedicaba él?

-A su broma de las minitecas,

-¿Era DJ?

-El tocaba en esa broma ahí, incluso tengo amigos con los que él tocaba, que hace una semana e murió el hermano del muchacho con que él tocaba en la miniteca, que es barón, se murió su hermano, y me dio cosa porque el barón me dice “ahora mi hermano se va a encontrar allá con Pedrito” y mi hijo Luisito que se mató hace dos años en un accidente, eso también me dejó muy triste… que me dijera eso

-¿Y él tenía su miniteca o la miniteca era del amigo?

-Del amigo… y aquí también tiene otro amiguito que también tiene una miniteca de esas e incluso ese día que lo mataron le tocaba tocar, estaba descansando porque le tocaba tocar, incluso mi sobrinita le había dicho que se parara de ahí porque ella había visto a mi sobrino Alberto que estaba como en cosas raras, porque ella dice que él entraba y cerraba la puerta, y se metió a bañar y cerraba la puerta, ese mismo día, y mi otra sobrinita le decía a él… Nosotros le decíamos “besito”, porque era pequeñito pero parecía un hombre así desde pequeño, y le dijo “hombre párate de allí y vete que yo veo que Alberto tiene algo malo, párate de ahí, que Alberto está así como cuando lo andan buscando”, ella le dijo el, y él y que le dijo “ahorita me paro”. Incluso me dice “tía yo me fui de aquí a las 5 y a esa hora le dije, entré al cuarto y le dije que se volviera a salir de ahí”, porque ella veía a mi otro sobrino, Alberto, lo veía extraño, pues, como que estaba nervioso…

Bueno, y entonces… Son cosas que no quisiera que esto quedara así, verdae De verdad que todos los días que yo me acuerdo que lo mataron ahí, que yo lo vi muerto en ese hospital, entrar a ese cuarto es para nosotros doloroso…

-¿Y en ese cuarto duerme alguien?

-Mi hijo, que vino y lo arregló y duerme ahí, y a veces me dice que no puede dormir porque él se pone a pensar en él…

-¿Cómo fue el entierro de él? ¿Dónde lo enterraron?

-En Los Jardines (del Orinoco), lo enterramos en los jardines porque mi hermana de aquí de al lado tiene fosas compradas y entonces le cedió una a mi hermano y salió más barato, pero la comunidad nos ayudó bastante, gracias a Dios, todos los vecinos… Fue mucha gente a su entierro, mucha gente, Gente llorando, sus amigos, los muchachos, sus otros primos, muertos de rabia, o sea, por la injusticia, porque ve: a nosotros nos hubiese dolido, si hubiese sido Alberto que lo matan, nos hubiese dolido igual porque es nuestro sobrino, pero tuviésemos una justificación, ¿verdad? Para decir cónchale, él se lo buscó, él andaba en su mala cosa, agarrando cosas que no son de él, se metió, mataron a ese señor por culpa de ellos, ellos mataron a ese señor porque ellos fueron que lo robaron, le quitaron su carro, se lo quemaron, y uno tuviera una cosa para decir “él se lo buscó y lo mataron pero ¿y el que no estaba haciendo nada?”.

Él (Pedro Coral) no se quería ni siquiera juntar con ellos. Él tenía como miedo a que lo mataran, sería, porque siempre nos decía “yo no me junto con ellos porque no quiero que me maten”, o “cónchale, tía”, porque a veces yo venía para acá y le decía “acompáñame a comprar” y se iba conmigo o yo alía a comprar para allá abajo y él me decía “tía, yo voy contigo”, y entonces yo le decía “vamos, pues”, y el siempre me ponía el brazo aquí (hombro) y estábamos hablando y me decía “no te juntes con Alberto, no andes con Alberto por ahí, porque mira que ese muchacho anda en broma y lo pueden matar, por eso es que yo no me junto con él”, me decía. Entonces es una cosa como que no sabemos si es que ese era su día pero es que, en esa forma como lo mataron es una cosa extraña, una cosa que nosotros no sabemos que pensar, mi hermano que siempre llora a su hijo cuando vamos al cementerio, a ponerle flores, es una cosa terrible para nosotros…

Yo venía pasando ya de la muerte de mi hijo, porque a mí se me mató mi hijo en un accidente, que tiene ya dos años, entonces estoy pasando mi dolor cuando cae esto, yo me sentía demasiado mal, o me siento demasiado mal, porque siento el dolor de mi hijo, el dolor de mi sobrino, yo quiero que si yo puedo ir al periódico, a veces, a veces he tratado de estar más tranquila para yo poder ir y hablar con más calma, porque me provoca agarrarlos así y estrujarlos porque por qué tú vas a poner una información que no es la verdadera, por qué tú vas a escribir una cosa que no fue así, lo juro por lo más sagrado, por mi hijo que está bajo tierra que no fue como ellos lo escribieron, él no tenía nada que ver con eso, nada, nada…

Me duele ver a mi hermano, él todo lo que trabajaba, todo lo que hacía, lo hacía por su hijo, porque él decía que quería que su hijo comiera, que tuviera las cosas, porque era su compañero, porque siempre estuvo con él, siempre… no entiendo…

-¿La otra hija es menor o mayor?

-Mayor, tiene 22 años, ella vive aquí en La Revancha y siempre viene a estar pendiente de él (su papá) de no dejarlo solo…

Si esa gente supiera la angustia que nos hizo pasar, y esos que días que nosotros no encontrábamos cómo dejar a mi hermano solo, teníamos que turnarnos para estar más tiempo con él porque él todo era llorar, no quería comer, estaba tan deprimido, decía que ya no le importaba la vida, que ya no quería saber nada de nada, que ya para qué, él decía que ya pa’ que voy hacer algo si ya no tengo ya para nada, y nosotros le decíamos que te queda tu otra hija, tus tienes tus nietos, tienes que seguir adelante, y eso, porque él no quería como seguir… y a veces si toma, a veces mi hermano toma mucho…

-¿Qué edad tienen los nietos?

Los nietos tienen 4, 3 y una bebé pequeñita.

Entrevistador: Oriana Faoro

Fecha de la entrevista: 9/06/2018

Lugar de la entrevista: Correo del Caroní, medio de comunicación en Puerto Ordaz, estado Bolívar.

Cantidad de audios: 1

Duración de la(s) grabación(es): 25:43

Material relacionadoEl Pedro que no era

La policía decía en el periódico que él iba corriendo… que era un enfrentamiento, y en ningún momento hubo enfrentamiento

Amarilis Coral

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share
Translate »